De qué se trata el proyecto de ley de Grooming que discute Diputados

El Canciller - Comentarios

La Cámara de Diputados busca esta noche darle una sanción definitiva al proyecto que propone la creación del Programa Nacional de Prevención y Concientización del Grooming.

La iniciativa posee media sanción del Senado y lleva el nombre de “Mica Ortega”, en homenaje a Micaela Ortega, una niña de 12 años oriunda de Bahía Blanca que fue víctima de Grooming y femicidio en el 2016.

En ese marco, las madres de la ONG Mamá en Línea, que promueven la campaña contra el ciberacoso, se presentaron en el Congreso para expresar su apoyo al documento. Junto a ellas, también estuvo la diputada provincial Luciana Padulo (FDT), impulsora de un texto similar en la Legislatura bonaerense, quien aseguró que la ley es fundamental, dado que “los chicos y las chicas navegan por la red sin saber quién está del otro lado“.

“La ley tiene que ver con lo que le pasó a Mica Ortega, que fue asesinada en 2016 en Bahía Blanca por una persona que la contactó por Facebook con un perfil falso. Ella fue al encuentro pensando que era su amiga, él intentó abusar de ella, y al resistirse, la asesinó”, relató Padulo. En ese sentido, afirmó que la campaña que emerge del Congreso Nacional “es la mejor herramienta que podemos dar a nuestros hijos para que naveguen seguros por internet”.

El objetivo del proyecto es instaurar una campaña permanente de prevención y concientización de Grooming a nivel nacional.

En la teoría, el grooming se define como el acoso sexual virtual a niños, niñas y adolescentes en la web. En la práctica, por lo general, se trata de un adulto que se hace pasar por un menor, para establecer contacto y ganarse la confianza de la víctima. Una vez generado el vínculo, los agresores suelen recurrir al chantaje o la seducción para obligar a los niños y niñas a que les envíen material íntimo.

Al cruzar esa barrera y ante la falta de intervención por parte de los padres, el “groomer” suele continuar con ese procedimiento hasta conseguir un encuentro físico, abusar sexualmente del menor e introducirlo a una red de pornografía y prostitución infantil. Según la ONG Grooming Argentina, en el país ocho de cada 10 víctimas son niñas.