De Odebrecht a los cuadernos: Rocca, el magnate que seduce a Macri pero no convence a Bonadio

El Canciller - Comentarios

Las anotaciones en los cuadernos de Oscar Centeno provocaron una revolución impensada en el corazón del Círculo Rojo. Techint se convirtió en una de las empresas mencionadas por el ex chofer Oscar Centeno y su presidente, Paolo Rocca, quedó en el ojo de la tormenta. Incluso, el número dos de la compañía, Luis Betnaza, quedó bajo la figura de arrepentido por decisión del juez Claudio Bonadio. Hoy, la mala noticia llegó para la máxima autoridad de la empresa: Bonadio citó a Rocca a indagatoria en la causa de los cuadernos.

En sus anotaciones, el chofer de Roberto Baratta relata nueve viajes realizados, con sus respectivas transacciones, entre las oficinas del grupo y la vivienda de Néstor Kirchner y Cristina Fernández en Recoleta.

A pesar de la implicación y los operativos, el CEO del grupo, Paolo Rocca, no tiene pedido de detención. Pero tampoco es la primera vez que el italiano de 65 años está implicado en una denuncia de este tipo.

El grupo italoargentino es líder de distintos rubros con cada una de sus empresas que componen el conglomerado millonario. Techint, Ternium, Tenaris, Siderca, Siderar, Tecpetrol y más, son las que operan en Argentina mientras que en Italia existen otras firmas que además se relacionan con mercados como los de Brasil, Canadá, Reino Unido, Estados Unidos, Uruguay, Japón y Venezuela.

100 países, 68.000 empleados, facturaciones anuales por casi 30.000 millones de dólares.

Requerido por la justicia brasilera y la italiana, Rocca fue uno de los implicados en la causa “Lava Jato” por las conexiones que tuvo con Odebrecht y las coimas que se estaría comprobando que habrían pagado para realizar obras públicas en el país vecino.

Por esta misma causa, en noviembre pasado un fiscal de Milán, su tierra natal, llegó hasta el despacho de la jueza Servini de Cubría para exigir que permitieran la declaración indagatoria y la investigación de la justicia italiana. Sin embargo, la magistrada porteña no se lo permitió.

Con la fortuna más grande del país, Paolo aparece junto a su hermano Gianfelice en el puesto 401 de la lista Forbes que enumera los multimillonarios internacionales. U$S5100 millones es el monto que declararon tener los hermanos.

Mientras tanto, Rocca divide sus días entre Buenos Aires, Milán y Punta del Este. Su esposa, Beatrice Bergamasco, y sus hijos viven en Italia, mientras que mitad del año el empresario reside entre Palermo y San Isidro.

Asiduo visitador de la Fundación Proa, Paolo es amigo íntimo de Adriana Rosenberg, presidenta del espacio de arte -que a su vez es financiado por el grupo Techint- y vecina de San Isidro. A su vez, en el verano suele vacacionar en su mansión de Punta del Este, junto a Beatrice y sus hijos.

Un dato curioso es que en 2013 parece haber tenido una diferencia de opinión con otro magnate de la construcción, Eduardo Costantini, fundador y CEO de la constructora Consultatio, cuando este quiso realizar un barrio privado en Laguna Garzón y llenar de vecinos la zona en la que se hospedan los Rocca. Paolo recibió hace algunas semanas el guiño de Mauricio Macri durante la visita presidencial a Vaca Muerta. Sin embargo, Bonadio no se apiadó del blindaje presidencial y lo tendrá cara a cara en las próximas semanas.