De la Sota, el presente del PJ cordobés, las charlas con Máximo y un trunco 2019

El Canciller - Comentarios

José Manuel De la Sota fue el político cordobés más importante de, al menos, los últimos 30 años: desde 1985 fue diputado, senador, y gobernador durante tres períodos. La política de Córdoba giraba en torno a su figura y era el único dirigente al que ningún peronista podía ignorar si pretendía construir algo en esa provincia.

Por eso, su muerte significa un cambio rotundo de época y de liderazgos dentro del PJ cordobés, cuya figura máxima es el gobernador Juan Schiaretti pero que tiene un nombre en ascenso: el vicegobernador Martín Llaryora, hoy de licencia ocupando una banca en la Cámara de Diputados.

Locuaz, renovador y profundamente provincialista, De la Sota fue el fundador del “cordobesismo” que se supo enfrentar y acordar, según lo que la circunstancia indicara que era lo mejor para la provincia, con todos los gobiernos desde el regreso de la democracia. Schiaretti y Llaryora siguen su misma línea.

En los últimos meses, el Gallego había mantenido un fluido diálogo con el kirchnerismo, al que consideraba clave para la construcción de un peronismo con chances de volver a gobernar en 2019.

En este punto era notoria la diferencia con el actual gobernador, más abierto a dialogar con el presidente Mauricio Macri que a tender puentes con la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

En algunas paredes de la capital cordobesa ya había algunas tímidas pintadas que ubicaban a De la Sota como candidato, aunque él guardó silencio y mantuvo la prudencia. No figuraba en ninguna encuesta de intención de voto, pero en el Frente Renovador algunos fantaseaban con que acompañara a Sergio Massa en una eventual fórmula.

Pero el exgobernador mantenía otra agenda. Las conversaciones con Máximo Kirchner, que, en secreto, comenzaron en mayo gracias a la gestión de su hija Natalia y de amigos en común, se sumaron a las que habitualmente mantenía con el presidente del PJ nacional y diputado del FPV, José Luis Gioja, otro de los impulsores de un PJ con “todos adentro” de cara a 2019.