De evento en Facebook a Tinelli: suma la mateada de Nordelta 50 mil invitados

Después del audio de la cirujana que se queja de los "grasas" que toman mate cerca de la pileta, el tema explotó en las redes.
El Canciller - Comentarios

50 mil personas “asistirán” el 11 de noviembre a una “tomada de mate popular en Nordelta con reposeras y perros”. Así, los usuarios de Facebook, planean “vengarse” de la cirujana que, por audio de Whatsapp, califica a quienes toman mate cerca de la pileta de “grasas” y “bestias”.

El polémico audio de casi seis minutos, en el que la mujer que compró un monoambiente se queja de sus vecinos fue un boom en las redes al instante. Así fue como el standapero Ricardo Bisignano decidió crear un evento en Facebook a modo de protesta. 

El comediante jamás se imaginó que su “humorada” llegaría a ser tan influyente, incluso, fue tweeteando cada aparición de su evento en los medios, sorprendido por la repercusión. 

No sólo se sumaron a la catarata de críticas y burlas los usuarios de Twitter, que se caracterizan por su acidez, sino también los famosos que repudiaron los dichos discriminatorios de la cirujana e, incluso, calificaron de “peligrosa” su conducta.

Marcelo Tinelli, Liniers, Miss Bolivia, Ingrid Beck y Florencia Etcheves son sólo algunas de las celebridades que hicieron comentarios al respecto.

Lejos de limitarse a replicar el audio, algunos periodistas tomaron cartas en el asunto e investigaron a la polémica cirujana. Crónica relevó que se trata de Cinthia Solange Dhers, de 53 años, que –incluso- tiene un “prontuario complejo”. “Tendría cuentas offshore y causas penales por presuntos casos de mala praxis”, informó el medio.

“Yo soy una mujer normal, pero tengo ciertos valores morales y me molesta a estas bestias en la pileta como si estuviéramos en la Bristol de Mar del Plata. La gente es de décima categoría, son unos grasas”, dice la cirujana en el audio.

“Se ve una gente que viene de barrios visualmente no muy buenos y a mí no me divierte estar en Nordelta mirando el lago y viendo gente que en una reposera de Mar del Plata se va a muelle y toma mate“, continúa, indignada.

Yo no desprecio a la gente pero son unos grasas”, concluye la mujer que amenaza con vender su monoambiente si la situación “no cambia”.