De Brooklyn a Comodoro Py: busca la justicia argentina acorralar a los apuntados por Burzaco

El Canciller - Comentarios

Desde Nueva York, Alejandro Burzaco declaró con la mira puesta también en Argentina. Como parte de su estrategia de colaboración, detalló el circuito de coimas que desplegaba desde su lugar como CEO de Torneos y Competencias. Mencionó a Julio Grondona, a dos funcionarios kirchneristas, al Fútbol para Todos.

Desde julio de 2015 hay en los tribunales de Retiro una causa contra Burzaco y contra los empresarios Hugo y Mariano Jinkis (titulares de Full Play International Televisión S.A), impulsada luego de que explotara el FifaGate. La tienen el juez Daniel Rafecas y el fiscal Gerardo Pollicita

Causas para todos

En ese expediente, se consideró que los Jinkis y Burzaco sobornaron a las autoridades la FIFA para quedarse con los derechos económicos exclusivos de los partidos de la Selección para tener la televisación, el marketing y la publicidad.

Conocida la declaración de Burzaco, Pollicita puso primera: le pedirá a Rafecas que cite a indagatoria a la rama política, además de al ex CEO. En la denuncia original, se hablaba de que el Estado se vio obligado a negociar ya que hay una ley que establece la obligatoriedad de trasmitir los partidos en todo el país. Para el fiscal, se pagó un precio superior al valor de mercado por algo que no estaba debidamente justificado.

Pollicita le pedirá a Rafecas que cite a indagatoria a la rama política: Aníbal, Abal Medina y Mariotto

Aníbal Fernández, Juan Manuel Abal Medina, Gabriel Mariotto y Pablo Paladino (ex coordinadores del FPT) son algunos de los mencionados por Pollicita. Hay prohibiciones de salida del país solicitadas. El que deberá definir la cuestión será Rafecas.

¿Qué pasa con Burzaco?

Su testimonio en Brooklyn fue hecho en el marco del juicio contra José María Marín, ex presidente de la Confederación de Fútbol de Brasil; Juan Ángel Napout, ex presidente de la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol); y Manuel Burga, ex titular de la Federación Peruana de Fútbol.

El objetivo de Burzaco es obtener una pena menor (casi la mitad) de la que tendría si no estuviera colaborando. Está en libertad desde fines de 2015, después de pagar una fianza de 21 millones de dólares y luego de declararse culpable por los sobornos. Su sentencia está prevista para la semana que viene pero es probable que se postergue. Así y todo, también hay una posibilidad de que cumpla una condena en su casa.

Los funcionarios judiciales argentinos podrían, sin embargo, pedir a Estados Unidos la extradición de Burzaco para investigarlo, indagarlo y procesarlo si correspondiera. Hay un tratado que lo posibilita aunque el ex CEO de Torneos y Competencias ya dijo que no quiere volver.