D’Alessio y Stornelli, complicados por el testimonio del ex PDVSA Brusa Dovat ante Ramos Padilla

El Canciller - Comentarios

Mientras el Gobierno nacional espera que el diputado Pablo Tonelli avance con la investigación contra el juez federal de Dolores Alejo Ramos Padilla en el Consejo de la Magistratura, la causa contra Marcelo D’Alessio por presuntos delitos de extorsión dio hoy un paso clave: el exdirectivo de PDVSA Gonzalo Brusa Dovat detalló las supuestas operaciones a las que fue sometido por parte del falso abogado. En su declaración testimonial, involucró también al fiscal Carlos Stornelli y al periodista Daniel Santoro, entre otros.

Brusa Dovat, que permaneció durante seis horas en el despacho del magistrado, fue el gerente de la filial argentina que posee la petrolera estatal venezolana desde junio de 2010 hasta agosto de 2014. Al concluir su testimonio, el uruguayo sostuvo ante Mañana Sylvestre Crónica Anunciada que fue víctima de una operación judicial orquestada por D’Alessio, la cual incluyó realizar una denuncia en la fiscalía de Stornelli y brindar múltiples entrevistas con medios de comunicación en contra de su voluntad.

Según reveló Perfil, Brusa Dovat afirmó que D’Alessio se presentó ante él como el jefe regional de la DEA, en un encuentro del que también participaron el periodista Rolando Graña y el excomisario Aníbal Degastaldi, preso por complicidad.

Tras esa reunión, el espía ilegal le hizo saber que contaba con un bagaje de su vida privada, le notificó que se estaba gestando en PDVSA una causa en su contra y que, según la información que le ofreciera, podía hacer caer esa investigación.

Días más tarde, debió asistir a un restaurant para ser entrevistado por el editor de Judiciales de Clarín, a quien el falso abogado anunció como su “amigo personal y compañero de investigaciones”. Aquel reportaje, en el cual el uruguayo denunció que la filial local de PDVSA había sido “usada para triangular y lavar divisas con la complicidad de funcionarios K y una conexión uruguaya”, salió publicado el 2 de febrero.

De su declaración ante Ramos Padilla también se desprende que en las primeras semanas de febrero, el empresario sufrió grabaciones ilegales, efectuó un raíd por programas de televisión bajo la tutela de D’Alessio, fue forzado a declarar en los términos que éste le impuso ante Stornelli y su exesposa recibió dos amenazas telefónicas. Mientras tanto, el juicio político contra el magistrado ya está en marcha.