Curva “horizontal” y ¿más restricciones?: Cómo evolucionaron los casos en la Ciudad desde el DNU de Alberto

El Canciller - Comentarios

La Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA) es -junto al Área Metropolitana- el epicentro actual de la segunda ola de contagios de coronavirus y, por ende, el lugar en el que se focalizan las restricciones y decisiones de las autoridades. En ese sentido, el gobierno porteño informó que en las próximas horas analizará la situación epidemiológica para, seguramente, tomar nuevas medidas, nueve días después de las anunciadas por el presidente Alberto Fernández. 

“Si con el segundo grupo de medidas no descienden los casos, hay que acompañar nuevas restricciones”, manifestó el ministro de Salud de CABA, Fernán Quirós, en TN. Consciente de que el panorama puede cambiar de un día a otro, no arrimó aún análisis certeros sobre el futuro. El pasado viernes, en conferencia de prensa, había explicado que “la curva está horizontal” y llamó “hacer un esfuerzo enorme estas próximas dos semanas para lograr bajar los contagios”. Pero, ¿qué dicen los datos que analizará en las próximas horas el gabinete porteño?

Desde la entrada en vigencia del último decreto presidencial el viernes 16 de abril, los casos positivos en residentes de la Ciudad evolucionaron, de acuerdo a lo informado por la cartera de Quirós, de la siguiente manera: 

  • Viernes 16 de abril: 3.057.
  • Sábado 17 de abril: 2.673.
  • Domingo 18 de abril: 2.942. 
  • Lunes 19 de abril: 2.801
  • Martes 20 de abril: 3.116
  • Miércoles 21 de abril: 2.904
  • Jueves 22 de abril: 3.339
  • Viernes 23 de abril: 2.869
  • Sábado 24 de abril: 2.869
  • Domingo 25 de abril: 2.554 

“La curva horizontal” planteada por Quirós tiene su razón de ser en que, casos más o casos menos, no hubo un ascenso abrupto e inesperado en los contagios. Sin embargo, tampoco hubo un descenso marcado, y no sólo serán estos los datos que revisará el gobierno de la capital del país. 

 

 

La ocupación de camas es otra de las variables que preocupa por estas horas. Según el último reporte del domingo 25 de abril, el 83,5% de las unidades para pacientes graves del sistema de salud público estaba ocupado: 450 camas, de las cuales 376 están en uso. Estos números son los que más atención reciben de las autoridades. “Si los casos no bajan, no hay manera de que el sistema de salud pueda seguir competente”, detalló el ministro de Salud. 

Con esta información en mano, más la que se sume entre el lunes y el miércoles, el gobierno porteño se sentará a conversar sobre el progreso de las restricciones que dispuso Nación. Entre ellas, la prohibición de circular entre las 20 y las 6 de la mañana del día siguiente; cancelación de reuniones en lugares cerrados, entre otras. Amén del conflicto por las clases presenciales, que antes del fin de semana aguarda una resolución de la Corte Suprema de Justicia. Mientras tanto, en la Ciudad continúan reforzando su estrategia de ampliar testeos: se realizaron 11,8 cada 1.000 habitantes en los últimos 7 días. 

Si bien el ala más dura y ortodoxa de Juntos por el Cambio se muestra reacia a acompañar nuevos cierres, Quirós dejó la puerta abierta, a sabiendas de que la realidad habla por sí sola. Lo acompañó en esa moción el vicejefe de Gobierno, Diego Santilli, quien esta mañana, en conferencia de prensa, dijo: “Si hay más contagiosidad, si el índice R (promedio de cantidad de personas contagiadas por un caso positivo) crece, si los contagios crecen, habrá nuevas medidas”. Según Quirós, hasta el fin de semana el R de la Ciudad estaba en 1.03: “Esto quiere decir que la curva está horizontal, hemos dejado de crecer. Sin embargo, tenemos que descender ese número”, profundizó.