Culpa Carrefour a los supermercados chinos e interviene el equipo de Triaca para evitar despidos

El Canciller - Comentarios

El Gobierno nacional debió intervenir en el conflicto entre la empresa Carrefour y el Sindicato de Comercio, en el que se estimó que podían perderse alrededor de tres mil puestos de trabajo. El ministerio de Trabajo apunta a preservar las fuentes de trabajo y llamó a una nueva reunión el miércoles con el objetivo de establecer una propuesta formal.

“Durante la reunión, los representantes del sindicato de Comercio y del Ministerio de Trabajo se interiorizaron sobre la situación de la empresa. Los presentes coincidieron en que se trató de una reunión muy productiva durante la cual de manera tripartita se mostraron predispuestos a trabajar en conjunto para preservar las fuentes de empleo y la sustentabilidad de la empresa”, afirmó a través de un comunicado la cartera de Trabajo, cuyo titular es Jorge Triaca.

“Vamos a trabajar para cuidar las fuentes de trabajo y buscar la sustentabilidad de la compañía, afirmó uno de los directivos de la empresa. Carrefour alega que la caída de las ventas minoristas -es decir, del consumo- los obliga a resignar personal. Además, sostienen que los consumidores cada vez prefieren más abastecerse por los canales “mayoristas” y que los supermercados chinos y los comercios con mayor informalidad juegan con ventaja.

Según informaron desde el Gobierno, participaron por parte de la cartera laboral el secretario de Trabajo, Horacio Pitrau, el director Nacional de Relaciones y Regulaciones del Trabajo, Adolfo Saglio Zamudio y Karina Palacios, directora Nacional de Asociaciones Sindicales; los abogados Alberto Tomassone y Jorge Barbieri del sindicato de Comercio; mientras que la empresa estuvo representada por Leonardo Scarone, director de Asuntos Coorporativos y Recursos Humanos, y Diego Gonzalez, director de Relaciones Laborales.

Los despidos del supermercado formaban parte de un plan estratégico global que apuntaba a “redinamizar” el crecimiento de Carrefour a través de “profundas transformaciones”. En ese marco, la compañía dispuso el cierre de algunas de las tiendas y adaptarse al consumo por internet.