Cuando comprar se vuelve una acción solidaria

La nueva plataforma dona a cuatro fundaciones nacionales, un porcentaje de las ganancias por cada producto vendido.
El Canciller - Comentarios

Conectar las ganas de ayudar con aquellos que necesitan una mano es una acción noble y que cada vez es más habitual entre los argentinos. En este caso, una empresa repensó el mercado de venta online para incluir la solidaridad como núcleo de su servicio.

Ramiro Cenoz creó Blumimax, una plataforma de venta online de productos para el hogar que sigue creciendo para incorporar más categorías. Eligieron cuatro organizaciones para que la gente, una vez realizada la compra, pueda decidir a cuál de ellas quiere beneficiar. De esta manera, se aseguran que por cada compra realizada, Blumimax pueda adquirir y entregar los alimentos a la Fundación elegida.

Entidades como Fundación Margarita Barrientos, Asociación Civil Haciendo Camino de Catalina Hornos, Fundación CONIN del Dr. Abel Albino y Fundación Pilares dirigida entre otros por Emilia Zanchetta, son las ONG a las que se puede ayudar.

La dinámica es simple: cuando el usuario elige el producto, selecciona y ve el equivalente en alimentos según la Fundación a la que quiere ayudar. Finalmente hace su compra.

No hace falta que pague más ni que deposite nada extra. Un porcentaje de la rentabilidad del producto vendido será destinado a la compra de alimentos por parte de Blumimax y entregados a las ONG elegidas por los clientes.

Con el apoyo de los que más saben sobre solidaridad, la plataforma se populariza como el nuevo paradigma de estos tiempos. Comprar y ayudar, todo en una misma acción.

100 empresas, 100 mochilas

Blumimax presentó una nueva campaña solidaria en el que unirán a las empresas dispuestas a ayudar con la necesidad del norte argentino. Lonas impresas que ya fueron desechadas serán entregadas a mamás que han aprendido oficios gracias a la Fundación Haciendo Camino para confeccionar mochilas para los chicos que no tienen la posibilidad de comprar una para ir al colegio.

Durante seis meses, las mujeres confeccionarán cada mochila que tendrá una etiqueta con el nombre y apellido de esa mamá, un link y un código QR donde podrán observar un video y conocer su historia de vida.

Finalmente, serán 10.000 mochilas para 10.000 chicos que más de 100 mamás estarán produciendo durante 5/6 meses a razón de 4 mochilas promedio por semana. De esa manera, se aseguran que cada mujer cobre más de $6.000 mensuales y trabaje en un oficio que luego se convertira en trabajo genuino y real. “No es asistencialismo”, aseguran.