Cuadernos: señalan a un banquero ligado a De Vido y tiemblan los intocables de la patria financiera

El Canciller - Comentarios

Hay una cuestión-o varias- que faltan determinar en el caso de los cuadernos: la ruta financiera del dinero de los bolsos que transportaba el ex chofer del ministerio de Planificación, Oscar Centento. Allí asoma el mundo de los bancos como uno de los sectores que, hasta el momento, no había sido ni mencionado.

El escándalo que sacudió a la política con exfuncionarios tras las rejas y acorraló a empresarios poderosos, ahorró los problemas para los banqueros. Aunque la tranquilidad parece haber llegado al final. ¿Por qué? El banquero Luis María Ribaya, ex directivo del Galicia y Nación, podría sumarse a la ola de “arrepentidos”.

La figura de un hombre cercano a De Vido que reclutó el macrismo en el Banco Nación no solo hace temer a un efecto dominó de más banqueros en la lista, sino que hace temblar el sistema financiero. Una amenaza que llega hasta la propia Casa Rosada en un momento inoportuno.

La idea de Ribaya, según apunta LaPoliticaOnline, es negociar de antemano la figura de arrepentido para evitar la cárcel preventiva. Los rumores en Comodoro Py anticipan una nueva ola de detenciones y el banquero aparece como un firme candidato para estar cara a cara con Bonadio.

¿Se destapará la conexión financiera y la participación de los bancos en el escándalo de los cuadernos? De concretarse las nuevas caras de arrepentidos, el fiscal Carlos Stornelli busca una nueva versión para entregar más argumentos al que revelan los empresarios como Aldo Roggio y Paolo Rocca: “Actuamos bajo la presión política”.

Ribaya fue hombre cercano al kirchnerismo desde el Galicia y estuvo en el Banco Nación durante el macrismo

Durante su participación como director del Banco Galicia hasta que se retiró en el 2015, Ribaya fue el enlace perfecto que encontró De Vido con el mundo financiero. Por eso, el Galicia fue uno de los bancos más cercanos a la Casa Rosada en épocas kirchneristas, al igual que el Banco Macro de Jorge Brito.

A pesar de sus antecedentes con el kirchnerismo, el macrismo lo reclutó en su gestión. De la mano de Carlos Melconian, llegó a la dirección y vicepresidencia del Banco Nación. Después, su suerte en el Nación se acabó con el cambio de rumbo y la llegada de Javier González Fraga.

El propio presidente le sacó el blindaje a los empresarios “intocables” y puso la alarma en el corazón del Círculo Rojo. “Yo no tengo pensado hipotecar mi gobierno ni el futuro de los argentinos para defender a nadie que actúe fuera de la ley”, dijo ayer Macri en medio del encuentro de la Asociación Empresaria Argentina.

El caso de los cuadernos recién empezará a definir los pedidos de excarcelaciones de exfuncionarios, mientras Bonadio determina la veracidad de las declaraciones de los arrepentidos que están en libertad. ¿Jugará el magistrado una carta pesada contra el mundo de los bancos?