Cuadernos K: detalla Stornelli los peligros de la investigación y suma un nuevo fiscal a la causa

El Canciller - Comentarios

El fiscal que investiga la causa de los cuadernos de las coimas, Carlos Stornelli, destacó que en sus 40 años de carrera jamás había visto “nada parecido en pruebas”, haciendo referencia a los escritos del ex chofer de Roberto Baratta, Oscar Centeno. En la misma línea, consideró que una filtración de la información que tenían sobre el pago de coimas y sobreprecios entre empresarios y exfuncionarios kirchneristas le podría haber costado la vida.

“Éramos conscientes de que una filtración de este estilo nos podía costar la vida, nos podían matar”

“Éramos conscientes de que una filtración de este estilo nos podía costar la vida, nos podían matar”, señaló el fiscal en diálogo con Diego Cabot, el periodista que reveló el entramado en La Nación.

Al ser consultado sobre los cuadernos, del que sólo se tienen fotocopias, Stornelli relativizó sobre la posibilidad de que hayan sido incinerados, algo que afirmó el propio Centeno, el autor de los escritos. “Dijo eso pero… veremos”, subrayó. Además, confió en que la investigación que lleva adelante puede “llegar a la verdad” y “tener responsables”. “Es una asociación ilícita de manual”, afirmó.

Respecto a la investigación, Stornelli adelantó que podría haber más detenidos y arrepentidos. Además, informó que el fiscal Carlos Rívolo se sumará a la investigación para ayudarlo. “Vamos a hacer un equipo para no estar yo solo en la toma de decisiones y en el trabajo”. “A medida que pasa el tiempo nos damos más cuenta que el tema es más grande de lo que pensábamos y más importante de lo que pensábamos”, añadió el fiscal.

De Río Turbio a los cuadernos


El fiscal Stornelli ya había investigado una causa que involucró directamente al ministerio de Planificación Federal que dirigía Julio de Vido y a su número dos, Roberto Baratta. En marzo de este año, el juez federal Luis Rodríguez dio lugar a un pedido de Baratta y apartó a Stornelli de la investigación de los convenios firmados por Yacimientos Carboníferos de Río Turbio y la Universidad Tecnológica Nacional.

Concretamente, la defensa de Baratta sostuvo que  no tenía garantías de que Stornelli sea “objetivo e imparcial” y exigió el reemplazo del fiscal. “Stornelli asevera mentiras sobre mi participación o responsabilidad; arguye sobre prueba documental que cuando es revisada demuestra que lo que el fiscal afirma es falso y me involucra en hechos en los que, objetivamente, no participé”, sostuvo Baratta el 21 de marzo.