Cristina y el riesgo de la cárcel: enfrenta Moyano su primer test match con “los gordos” de cara al 22-F

El Canciller - Comentarios

Hugo Moyano está renacido y parece decidido a cargar más pólvora sobre sus dichos cada vez que brinda una entrevista. También lo hace para tender puentes con sectores políticos que lo pueden refugiar de la tormenta judicial que parece conducirlo irremediablemente a Comodoro Py. Anoche, desafió al Gobierno y dijo: “No tengo miedo de ir preso. No tengo nada que ocultar, que vayan adonde quieran ir a investigar”.

Si bien su interlocutor era la señal de noticias C5N, el líder de Camioneros parecía estar hablándole directamente al presidente Mauricio Macri y a la senadora y ex mandataria Cristina Fernández de Kirchner. Al oficialismo -y de paso a la Justicia- le envió un mensaje claro: “no hay nada que pueda decir la Justicia respecto a estas transferencias y desvíos; uno no puede ser tan idiota de hacer algo así”. A Macri también le tiró un dardo más directo, ya que además de desligarse de la acusación de supuesto lavado de activos, dijo que “3.000 millones están en plazos fijos en el país y no en los Panamá Papers”.

Si bien firmó hace siete años el divorcio con CFK, el camionero sabe que precisa de un refugio cuando pesos pesados del sindicalismo comienzan a dejarlo solo. “Si Cristina me dice ‘Negro, venite a tomar un café’, yo voy”, sostuvo. La pelota ahora está del lado de la ex mandataria. ¿Se tomarán un cortado?

El columnista político de La Nación, Joaquín Morales Solá, analizó la situación macro de Moyano: la división del sindicalismo es una mala noticia para el Gobierno. Crece la sospecha de que los gremios “amigos” pedirán una tajada más importante al Presidente.

Adelgazar la marcha y el volumen de los “gordos”

Como si fuese una “guerra fría” de dos potencias polarizadas, pero con algunos cascotazos que vuelan de un cerco al otro y que dejan algún que otro herido, hoy se medirán en un test match “los gordos” y el moyanismo: habrá dos reuniones claves para ambos bandos. Por un lado, el sector que se encolumnó detrás de Moyano se reunirá a media mañana en la sede de Camioneros, en San José 1781. Allí el líder sindical “contarᔠlas adhesiones para su marcha del 22-F. Estarán su hijo, Pablo Moyano, el gastronómico Luis Barrionuevo, las dos CTA y organizaciones sociales. A las 15, en la sede de Sanidad, cuna del triunviro Héctor Daer (ubicada en Deán Funes 1242), “los gordos” coparán el escenario de la reunión en la que estarán los “independientes”. Englobados en el ala “dialoguista”, mostrarán “volumen y gestión”.