Cristina, Messi, Zannini y el funeral de Grondona: salpican a ex funcionarios del kirchnerismo

El ex CEO de Torneos declaró por tercer día consecutivo: expuso a la ex Presidente, a uno de sus funcionarios y al mejor jugador del mundo. Pagó US$160 millones en coimas, ganó US$100 millones más y se los dio a sus hijos.
El Canciller - Comentarios

En la tarde del jueves (hora argentina), Alejandro Burzaco, ex CEO de Torneos y “arrepentido” en la causa conocida como FIFAgate, afrontó el Cross Examination de parte de los abogados de los acusados, en el tercer día de indagatoria en los tribunales de Brooklyn.

Luego de dos días agitados -en el primero se suicidó Jorge Delhon, uno de los acusados junto a Pablo Paladino, y en el segundo fue amenazado de muerte por Manuel Burga, ex presidente de la Federación Peruana de Fútbol e incriminado también en la causa-, Burzaco fue extremadamente bien preparado a la audiencia y respondió con suma precisión y cautela.

La estrategia de Napout

Durante la sesión del jueves, Burzaco explicó el entramado y la premeditación de Juan Ángel Napout, ex presidente de la Asociación Paraguaya de Fútbol, para lograr su ascenso a la presidencia de la Conmebol y sus ambiciones de gobernar la FIFA, objetivo que no llegó a cumplir.

También reveló los pagos de sobornos hacia él y los favores judiciales que intercambiaba con el presidente de Paraguay, Horacio Cartes, a cambio de entradas para partidos del Mundial de Fútbol de Brasil 2014.

Sin embargo, ante la indagatoria de John Pappalardo, abogado del dirigente paraguayo, el ex CEO de Torneos insistió en haber pagado sobornos a Napout, aunque ninguno de ellos fueron hechos personalmente, con el dinero en efectivo. Ése era el objetivo de la defensa.

Cristina Kirchner y Carlos Zannini

El miércoles Burzaco había sido consultado por el fiscal Sam Nitze y la jueza Pamela Chen respecto a sobornos dirigidos o pagados a la ex presidente de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner. En ambas ocasiones fue tajante con la respuesta: “No”.

Si bien reconoció que algunas operaciones llevaban como código el nombre de pila de la ex mandataria, de inmediato aclaró que sucedía de esta manera porque eran funcionarios de su gabinete quienes recibían las dádivas.

Sin embargo, Cristina volvió a aparecer en las declaraciones de Alejandro durante la sesión del jueves. Hernán Lopez, dirigente de Fox International Channels, le solicitó ayuda a Burzaco para concertar una reunión con Cristina Kirchner, en noviembre de 2011.

Y aunque Burzaco le dijo que podía juntarlo con Julio Grondona y Carlos Zannini, para ver si se concretaba o no, rápidamente destacó que no estaba seguro de que la ex Presidente siquiera lo conociera.

El funeral de Julio Grondona

El ex presidente de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA), Julio Humberto Grondona, fue el mayor recipiente de coimas por derechos televisivos. Burzaco se encargó específicamente de remarcar eso cuando estimó que sobornó “aproximadamente a más de 30 personas” y pagó un total de US$160 millones en dádivas.

Incluso, admitió haber utilizado sus influencias con Grondona para “conseguir que los politicos dejen de violar a Torneos”, en referencia a Fútbol Para Todos y los derechos televisivos del fútbol argentino.

Burzaco estimó haber sobornado a más de 30 personas y pagado más de US$160 millones en coimas.

Burzaco también relató una anécdota que hundió -aún más- a Luis Segura, sucesor temporario de Grondona en el sillón de la AFA. En el funeral de Don Julio, altos dirigentes del fútbol, entre ellos Napout, Segura y Marco Polo Del Nero, actual presidente de la Confederación Brasileña de Fútbol, se reunieron para dirimir cuestiones relacionadas a las coimas regulares que debían recibir a partir de la muerte de El Papa -nombre en código de Julio Grondona, según Burzaco-.

Dos meses más tarde, en un cuarto del Hotel Bourbon, en Asunción, Paraguay, Napout y Del Nero explicaron al argentino cómo tenía que dividir el dinero: el sobrante (300 mil dólares) sería destinado a Segura.

Dólares para Messi y el plantel

Llegando al final de su declaración, Burzaco reconoció haber entregado US$200 mil al futbolista Lionel Messi por cada partido amistoso disputado con la Selección Argentina y luego éste los repartía entre los miembros del plantel.

Si bien no detalló que el dinero fuera ilícito, se estima que es la comisión abonada por las empresas televisivas correspondiente a los encuentros que disputa la estrella del Barcelona.


Finalmente, Burzaco admitió ante el el tribunal, el jurado y las partes haber ganado personalmente US$100 millones entre 2004 y 2015, incluyendo la venta de acciones de Torneos. Ese dinero fue, casi en su totalidad, destinado a fideicomisos a nombre de sus hijos.

El viernes por la tarde será el turno de los abogados de Marín de enfrentarse e indagar al argentino. Luego, el arrepentido deberá comparecer -sin jurado ni testigos, salvo su abogado- ante la jueza Chen para explicar qué sucedió el miércoles con Manuel Burga.