Crisis en Chubut: violento desalojo, paro de Ctera y responsabilidades cruzadas

El Canciller - Comentarios

El conflicto de Chubut por salarios impagos e incumplimiento de la paritaria se nacionalizó y, tras un violento desalojo de petroleros a los docentes que cortaban las rutas, la Confederación de Trabajadores de la Educación (Ctera) anunció un paro de 24 horas en todo el país.

En diálogo con El Canciller, Evelin Olguín de la Asociación de Trabajadores del Estado de Chubut (ATECh), explicó que tras la represión se llamó a “salir a las calles en toda la Provincia”. En Comodoro Rivadavia, por ejemplo, más de 30 mil personas se concentraron en la plaza principal, junto a estatales, camioneros y otros gremios.

“Más allá de todo, es vergonzoso que Ctera llame a un paro a 50 días del inicio del conflicto. Estamos exigiendo un plan de lucha y que acompañen. Finalmente el día llegó, será este jueves junto a otros gremios privados”, agregó.

Los rumores de enfrentamientos comenzaron a correr el martes por la noche, luego de que el secretario general de Petroleros Privado, Jorge “Loma” Ávila, (que además es funcionario del gobierno de Mariano Arcioni) advirtiera que si no podían pasar a los yacimiento “los pasarían por encima”.

Gritos, empujones y un violento desalojo se produjo horas después, este miércoles por la madrugada. A través de una conferencia de prensa, los gremialistas docentes apuntaron directamente contra el gobernador y contra el ministro coordinador Federico Massoni de ser quienes mandaron a los petroleros a despejar el cruce de las rutas 3 y 26 (llamadas “rutas del petróleo”) y romper con la huelga.

“El propio jefe de policía dijo que liberaron la zona. Siempre estuvo la policía. Ávila incluso dijo que pasaría por encima a los compañeros. Arcioni y Massoni son responsables y exigimos su renuncia. Pidieron un acto de grandeza y respondieron con represión“, agregó Olguín.

“El Estado estuvo al servicio del ataque. La policía se retiró minutos antes de las 3:30 de la madrugada, liberando la zona ante la llegada de una verdadera patota. Unos 200 hombres  se abalanzaron sobre los docentes sin voluntad de diálogo. Avanzaron con insultos, empujones, pisando compañeras que cayeron al suelo, destruyendo e incendiando lo que encontraron a su paso y golpeando a docentes que cuestionaban su accionar“, dijo el gremio a través de un comunicado.

En la Provincia, además de los docentes, el Sindicato de Camioneros y confirmó una medida de fuerza desde las cero horas a la que se sumarán los estatales. Producto de la crisis sociales y económica, ya renunciaron tres ministros desde que se desencadenó la disputa en las áreas de Educación, Salud y Economía.

El conflicto ya suma casi 50 días. Los empleados estatales (no solo los docentes) le reclaman al gobierno provincial el pago de los salarios. Incluso, la semana pasada los educadores chubutenses se movilizaron hasta el Obelisco para visibilizar su reclamo.

Tras el anuncio del paro de Ctera, desde el gobierno nacional remarcaron que el conflicto es meramente provincial. El ministro de Educación, Alejandro Finocchiaro, aclaró que “no es un conflicto docente, sino que involucra a todos los empleados estatales de Chubut. El gobierno provincial les adeuda los salarios de julio y de agosto porque en campaña optó por dar un aumento que hoy no puede pagar”, en diálogo con Clarín.

En junio pasado, Arcioni fue reelecto con el 39,4% de los votos y una de las promesas de campaña fue, justamente, el aumento de salarios que según Finocchiaro y otros funcionarios nacionales hoy no puede pagar.