Crisis económica y política: el complejo entramado de Chubut

Los balances financieros de Mariano Arcioni están en rojo y desde la oposición evalúan pedir el juicio político.


El Canciller - Comentarios

La crisis económica en Chubut derivó en una crisis política sin precedentes que tiene como protagonista al gobernador Mariano Arcioni. A los reclamos masivos en distintos puntos de la provincia se les sumó el fallecimiento de dos docentes en un accidente de tránsito mientras volvían de una marcha en reclamo del pago de salarios. Los balances financieros del distrito exceden a la capacidad creativa de cualquier economista o contador. En el entramado se mezcla una paritaria proselitista imposible de pagar, una elección adelantada y un contexto nacional que agrava la situación.

Arcioni, que en 2017 asumió la gobernación tras la muerte de Mario das Neves, firmó en 2019 paritarias muy onerosas para el sector público. El gobernador se permitió, en medio de un país en recesión y desde un territorio con una estructura financiera que ya era delicada, aumentar la masa salarial provincial de $1.800 millones a $4.300 millones. ¿El motivo? Las elecciones del 9 de junio, en las que se impuso con un total de 121.540  votos (39,3%) frente a los 100.136 de Carlos Linares, representante del Frente de Todos.

No fue su único paso en falso. El mandatario también envió al Congreso una ley para aumentar los salarios de cargos políticos en un 100%. “Ese es el piso del aumento. Su sueldo pasaba de unos 90 mil pesos a casi 300 mil”, explicó a El Canciller un dirigente de vasta trayectoria en la provincia, quien además confesó que esta crisis es mayor en magnitud a cualquiera que haya atravesado Chubut.

¿Juicio político?


Lo primero que se está pensando es cómo superar la crisis política. Distintos sectores evalúan pedir el juicio político contra Arcioni. Alineados a esta idea están casi todos los partidos no peronistas, dirigentes sociales y la unidad sindical chubutense. El Frente de Todos (en realidad, FPV) tiene un gran peso en la legislatura provincial. Los diputados y dirigentes del partido se reunirán este martes para tomar una postura unificada. “Muchos diputados del peronismo tienen la intención de hacerle un juicio político, pero todavía no hay una decisión tomada”, remarcaron desde el peronismo provincial.

Aunque proceda el juicio político, al escenario se agregan complejidades. Arcioni ya fue electo para gobernar a partir del 11 de diciembre. Es decir, podría ser destituido del cargo e igual tendría que volver al sillón de gobernador en menos de tres meses. Por eso la medida contra el mandatario debería ir acompañada de una inhabilitación para ejercer cargos públicos. En ese caso, asumiría Ricardo Sastre, hoy intendente de Puerto Madryn y vicegobernador electo.

Números que no cierran


La situación financiera es todavía más compleja. Los ingresos netos de las provincias son $3000 millones. La masa salarial son $4300 y hay algo más de $1000 millones en gastos de funcionamiento de la estructura estatal. Se está cayendo la atención hospitalaria, la obra social de la provincia está cortada sábados, domingos, lunes y martes; y los días que atienden hay que pagar un plus a modo de seguro. La cuenta da un déficit mensual de $2.300 millones. 

El gobernador intentó atribuir el conflicto a la Casa Rosada. El gobierno nacional había prometido enviar $1.300 millones. A través de un comunicado, desde Balcarce 50 mostraron los números. Hubo cuatro giros de fondos entre el 10 y el 13 de septiembre: dos de $500 millones, uno de $100 millones y otro de $127. Los $73 millones que restan no representan ni una décima parte del déficit de la provincia de Arcioni.

La crisis se plasma en las calles y tiene su representación en distintos puntos de la provincia. El martes, en Trelew hubo una marcha de 1500 personas a la 1 de la mañana; A la misma hora, en Madryn se protestaron 1500 personas en la plaza más importante, 2500 en Comodoro Rivadavia y otros tantos que reclamaron en Rawson.