Créditos UVA: fin al congelamiento de cuotas, plan de pagos y la reacción de los deudores

El Banco Central estableció que la cuota puede ser de hasta el 35% de los ingresos familiares.
El Canciller - Comentarios

El anuncio sobre el fin del congelamiento de las cuotas de créditos hipotecarios UVA (medida tomada en agosto pasado) y un nuevo plan para abonar lo adeudado desde ese momento llegó finalmente. Para ello, el Banco Central y el Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat de la Nación determinaron un mecanismo de compensación para que los deudores puedan afrontar el incremento en las cuotas desde febrero.

El plan busva ser un “esfuerzo sostenido” entre los bancos y los deudores con el fin de “evitar el salto del 26% en la cuota prevista a partir de febrero”, según informó el Banco Central a través de un comunicado. En lugar de ello, se distribuye en 12 meses el aumento. Durante ese lapso, los bancos aportarán $1.411 millones.

El congelamiento surgió después de las elecciones primarias por el anterior gobierno y se aplicó a las cuotas de los créditos hipotecarios de hasta 140 mil UVA. Por su parte, la gestión actual extendió la medida y este viernes vencía el plazo.

María Eugenia Bielsa, ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat nacional

Nueva forma de pago

La medida busca beneficiar a   95.000 tomadores de créditos hipotecarios de hasta 120 mil UVAS y para vivienda única. Además, la cuota no podrá superar el 35% de los ingresos familiares. Pero si supera ese porcentaje, los bancos deberán determinar un esquema que atienda esos casos.

Para poder calcular la nueva manera de abonar las cuotas adeudadas el Banco Central estableció distintos ejemplos. En el primer caso consideró un crédito con una cuota de $12.000 mensual, el incremento del 26% “implicaría un salto en la misma hasta los $ 15.100 establecidos por la cuota contractual para febrero de 2020”. Sin embargo, a través del mecanismo de convergencia, la cuota aumentará a $12.600 -solo un 5% más-.

Te recomendamos leer

Pero hay otros créditos como los máximos, en donde la cuota debería ser en $24.300 en enero y pasar a $30.700 en febrero. Esto implica un incremento del 26%. Mediante el plan, el deudor pagará $25.700 -o sea 6% más- en febrero.

A su vez, el comunicado detalla que “el peso de los créditos hipotecarios UVA recayó, en su mayor parte, en los bancos públicos”. Congelar las cuotas costó $690 millones desde septiembre del año pasado hasta este mes. Y agrega que el pago de la medida se hizo a través de “los fondos del fideicomiso PROCREAR, un instrumento originalmente diseñado para construir viviendas”.

Deudores en contra la medida

Por su parte, algunos hipotecados UVA manifestaron su disconformidad a través de Twitter (@hipotecadosuva) al sostener que el plan no implica una “solución de fondo”. Y vincularon la medida del Gobierno a la protección que le brindan a los bancos y “al lobby bancario”. 

También expresaron que Alberto Fernández, durante la campaña, tildó a los créditos como una “estafa y usura”, por la indexación. Y agregaron que el Gobierno “es cómplice de la estafa”. 

El jueves harán una movilización al Banco Central -Reconquista 266-  a las 17.30hs.  A su vez, apuntaron contra la titular de la cartera de Desarrollo Territorial y Hábitat nacional, María Eugenia Bielsa, al considerar que “no toman ninguna medida”.

A su vez, el legislador porteño por el Frente de Izquierda, Gabriel Solano mostró la misma postura que los deudores. En Twitter, el político tildó de “vergüenza” el plan. Y agregó que “el gobierno acaba de cumplir el pedido de los bancos y mantiene los créditos UVA indexados por inflación”. También destacó que lo único desindexado son los salarios y las jubilaciones.