Costo político y oposición unida: la ley anti tarifazo, una discusión que cambia de eje a la espera del veto

El Canciller - Comentarios

Desde el momento en el que se empezó a discutir el proyecto de ley para retrotraer las tarifas a los valores del 2017, el oficialismo mantuvo la misma postura: si la iniciativa consigue dictamen, el presidente Mauricio Macri la va a vetar. A menos de 48 horas de ser votada en el Senado, la oposición cierra filas y asegura que cuenta con los votos para aprobarla. Pichettismo, massismo y kirchnerismo se agrupan por primera vez en la Cámara Alta para darle un revés al Gobierno, que apuesta a la polarización y acusa a los dialoguistas de “jugar al populismo”.

Al parecer, los esfuerzos del ministro del Interior, Rogelio Frigerio, quien entabló conversaciones con varios gobernadores para que voten en contra del proyecto, será en vano. A menos que haya una sorpresa, el PJ y el kirchnerismo convertirán en ley este miércoles la iniciativa anti tarifazo. En ese marco, el senador Miguel Ángel Pichetto se reunirá el martes con su bancada para remarcar la posición en común.

Macri, consciente de que es prácticamente imposible frenar la iniciativa, anticipó este lunes el veto presidencial y criticó duramente al PJ que supo votar a favor de las medidas que impulsó el Gobierno en los primeros dos años. “Les pido a los senadores que demuestren que existe un peronismo confiable, que no se deja conducir por las locuras que impulsa Cristina Kirchner. Confío en que van a actuar de manera racional”, enfatizó el Presidente. El oficialismo asegura que la ley no sólo complica la reducción del déficit fiscal, sino que además generará desconfianza en un mercado internacional donde Argentina es muy vulnerable; en tanto, recurrir al veto en lugar de conseguir el voto negativo tiene más costo político para Cambiemos y da una mala señal al FMI, que apunta a que el país tenga previsibilidad en lo económico. Todas negativas para la alianza gobernante.

“Les pido a los senadores que demuestren que existe un peronismo confiable, que no se deja conducir por las locuras que impulsa Cristina Kirchner”

La jugada de Cambiemos que hoy presentó el Presidente es clara: correr el eje de discusión del simple aumento o no de las tarifas hacia un conflicto mayor: los dos modelos de país que se yerguen en los dos extremos de la grieta. “El proyecto votado de tarifas justas es del Frente Renovador y del bloque Argentina Federal. Si venís mal, mejor alimentar la grieta”, remarcó el ex gobernador Felipe Solá. El massismo ya quedó diluido en los polos electorales en dos ocasiones y ahora quiere anticiparse.

En tanto, Solá hace un movimiento doble: acentúa su distanciamiento con Macri y se acerca nuevamente a Cristina Kirchner. “Me gustaría ser candidato a Presidente”, declaró. En su intento de competir contra Cambiemos en 2019, advirtió que el peronismo tiene que apostar por la unidad “en un solo sector”. El proyecto de ley anti tarifazo puede significar no sólo la ruptura de los dialoguistas con Macri, sino el abrazo renovado con el kirchnerismo (con la condición de que Cristina no sea candidata).