Cortes, marchas y reclamos: pone Macri a prueba su gestión y busca superar los conflictos sociales

El oficialismo buscará sancionar la reforma previsional que ya cuenta con el aval del Senado. Mientras tanto, las organizaciones sindicales y sociales se preparan para marchar hacia el Congreso. Por ahora, hay quórum.
El Canciller - Comentarios

Tras el intento fallido del jueves pasado, el oficialismo buscará el lunes dar un golpe de gobernabilidad y sancionar la reforma previsional cuya carpeta dice “sí o sí antes de 2018“. Pacto de por medio con los gobernadores -en una reunión donde arreglaron un bono compensatorio para los jubilados-, el presidente Mauricio Macri confía en las cuentas del jefe de Gabinete Marcos Peña: 140 votos y salida cómoda para la ley.

Mientras se lleve a cabo la sesión en Cámara de Diputados, lo que suceda en el recinto tendrá su correlato en las calles. Movimientos sociales, organizaciones, gremios opositores y el kirchnerismo convocaron a una nueva protesta que rodee las entradas del Congreso de la Nación. El oficialismo, autocrítico con el costo político de lo sucedido el jueves pasado, prepara un megaoperativo de seguridad y busca evitar el choque: Gendarmería Nacional y Prefectura sólo prestarán ayuda subsidiaria.

La convocatoria en la Plaza de los dos Congresos comenzará a partir de las 12 del mediodía, un par de horas antes de que comience el debate en la sesión especial anunciada por el oficialismo tras acordar con los gobernadores -el viernes posterior a los disturbios- que, si la ley sale, el Presidente utilizará la carta del Decreto de Necesidad y Urgencia para sancionar un bono compensatorio para los jubilados y pensionados cuyos haberes se encuentren por debajo de los 10 mil pesos.

La Asociación de Trabajadores del Estado convocó a un paro nacional en todas las provincias. En las calles, a ATE se sumaran el Movimiento Evita, la Conferación de Trabajadores de la Economía Popular, el movimiento Barrios de Pie -que además anunció cortes en todos los accesos a la ciudad a partir de las ocho de la mañana-, la CTA, la CTA autónoma y la Corriente Federal Sindical. Asimismo, la Corriente Clasista y Combativa (CCC), se sumó al reclamo y solicitó un “paro nacional activo y multisectorial contra el plan de reformas, ajuste y represión”.

El kirchnerismo también dice presente. Unidad Ciudadana y Nuevo Encuentro anunciaron una convoctarioa para las 13 horas, al igual que el Frente por el Trabajo y la Dignidad Milagro Sala.  CTERA, la Unión de los Trabajadores de la Educación (UTE) y los metrodelegados de subtes se reunirán en Avenida de Mayo y Santiago del Estero.

El oficialismo no quiere más sorpresas. El gobierno busca sancionar la reforma previsional y poder pasar una de las páginas que más dolores de cabeza le ha costado. Improvisación cero: el ministro de Seguridad y Justicia de la Ciudad de Buenos Aires, Martín Ocampo se reunió el domingo por la tarde con la Policía Metropolitana para ultimar todos los detalles del operativo que blindara al Congreso de la Nación. No quieren irrupciones en el recinto.

Ocampo llamó a los manifestantes a actuar “con responsabilidad y en forma pacífica”. La decisión del Gobierno de trasladar el plan de seguridad a las manos del ministro de la Ciudad se debe a los incidentes ocurridos el jueves, donde la actividad de 900 gendarmes provocó 22 detenidos. Tal como solicitó el radicalismo, las fuerzas de Seguridad fueron llamadas a actuar con precaución.