Cortan cabezas en Deportes: echan a Moccagatta y camina Mac Allister por la cornisa

A partir de los informes que desarrolló Lanata en PPT, el Gobierno había decidido apuntar las miradas al segundo de la cartera deportiva. Sin embargo, no ignoran que todos los papeles salían con las firmas del "Colo".
El Canciller - Comentarios

El domingo 19 de noviembre, el periodista Jorge Lanata realizó un detallado informe -a través de su programa Periodismo para todos en Canal 13- que daba cuenta de un abanico de maniobras sospechosas dentro de la Secretaria de Deportes que está a cargo de Carlos Mac Allister, cuyo segundo era el ya desplazado Orlando Moccagatta.

Reparto discrecional de subsidios, tráfico de influencias y contrataciones irregulares“, así describe Canal 13 al informe que publicó Lanata. Desde que asumió Carlos Mac Allister, en diciembre del 2015, se reportaron varios actos sospechosos la mayoría relacionadas con un actuar “arbitrario”: repartir becas a los clubes de barrio según afinidad, o entregar las mismas a cambio de favores de carácter personal.

Frente a las acusaciones que esgrimió Lanata, el Gobierno elaboró una estrategia clara: posar las miradas en el segundo de la cartera, Moccagatta, a través de un enroque que protegiese a Mac Allister. Sin embargo, desde Casa Rosada saben que la idea es estéril. Todas las asignaciones y repartos que salen de la cartera de Deportes contemplan la mirada del seno de confianza del Secretario.

“Quienes conocen los vericuetos de las oficinas del Cenard saben que MacAllister es el brazo ejecutor de una organización que se sustenta en la previa aprobación de cada uno de los expedientes por parte de Vanesa Berkowski, quien luce dentro del organigrama los cargos de Coordinadora Operativa y Coordinadora de Gestión de Clubes Deportivos”, escribió el martes Ernesto Rodríguez; y agregó: “Ningún papel sale de la Secretaría sin la firma y lectura de estos personajes”.

“Ningún papel sale de la Secretaría sin la firma y lectura de estos personajes”

De esta manera, el Gobierno ya planifica cómo continuar la limpieza de la cartera deportiva con el menor costo político posible, es decir, sin quedar salpicado por maniobras de corrupción, algo que en este contexto de la Justicia ven más que necesario para no desviar miradas de las investigaciones sobre el kirchnerismo.

El paso siguiente ya está dibujado: en diciembre desplazarían al Colo Mac Allister y la Secretaría de Deportes sufriría una limpieza completa: sin uno ni dos, el Gobierno continuará con la renovación de ministros.