Coronavirus: nueva caída en los bonos, preocupación por Vaca Muerta y mirada de reojo sobre Brasil

La declaración de la pandemia por la OMS comienza a provocar efectos negativos sobre la economía nacional.
El Canciller - Comentarios

Mientras que infectólogos y funcionarios nacionales reafirman que se debe evitar el pánico por la diseminación del coronavirus, el golpe de la enfermedad en los mercados internacionales volvió a afectar a los bonos argentinos, y el ministro Martín Guzmán comienza a mirar de reojo un posible efecto en la renegociación de la deuda. Las petroleras argentinas, atemorizadas por la caída en el precio del crudo, piden el retorno del barril criollo para proteger a Vaca Muerta.

Este jueves, las acciones líderes de la Bolsa de Comercio de Buenos Aires cayeron hoy 2,84%, el riesgo país subió 3,7% a 2.184 puntos (el más alto en la gestión Alberto Fernández), y los bonos de la deuda bajaron más de 2% en promedio.

Te recomendamos leer

El derrumbe de los títulos locales arrima las paridades cerca del 40%. De caer por debajo de ese porcentaje, representaría un problema para las intenciones económicas del país, ya que podría propiciar el regreso de los fondos buitre a la deuda pública de la Argentina. El mercado evalúa a la “zona de riesgo buitre” cuando los papeles cotizan a un 30% de su valor.

Mientras tanto, el desplome de los commodities como el petróleo puso en alerta a las empresas argentinas. El valor del crudo alcanzó su nivel más bajo desde junio de 2017 y está cerca de descender por debajo de los U$S 50 dólares. Según consignó La Política Online, los ejecutivos del sector pretenden que el Gobierno nacional fije un piso a partir del que el barril no podrá descender.

El coronavirus ha provocado una disminución sensible en la demanda china sobre el petróleo, siendo el gigante asiático el principal importador en todo el planeta. Ante este panorama, los empresarios temen que muchas inversiones corran riesgo y eso se traslade a un descenso de la producción en el yacimiento petrolífero.

Por otra parte, el esparcimiento de la pandemia ha provocado caos en la economía brasileña, principal demandante del comercio con China en Sudamérica: el año pasado, al gigante asiático fueron el 30% de las exportaciones brasileñas al mundo.

Con la confirmación de un caso de coronavirus en San Pablo, medios brasileños comenzaron a apuntar que habrá una caída artera en las proyecciones iniciales sobre la expansión del PBI en 2020. Argentina, principal socia comercial de Brasil en la región, sigue de cerca eventuales consecuencias negativas.