Córdoba: aprovecha el peronismo la torpeza de Cambiemos para arrebatarle la capital a la UCR

El Canciller - Comentarios

Más allá de la derrota a nivel provincial, la peor noticia para la Unión Cívica Radical llegó en Córdoba Capital, su histórico bastión: por primera vez desde el regreso de la democracia, el peronismo aprovechó la división oficialista para imponerse y conquistar un distrito clave.

Desde 1973 los radicales han gobernado la segunda metrópoli más grande del país casi sin interrupciones. Sin embargo, el candidato del gobernador Juan Schiaretti, el diputado Martín Llaryora, obtuvo el 36% de los votos, contra el 19% de Luis Juez y el 17% que cosechó Rodrigo De Loredo.

A diferencia de la elección a gobernador, en la que Schiaretti obtuvo el doble de votos que Negri y Mestre juntos, la lucha por la intendencia de Córdoba Capital dejó en evidencia la torpeza de Cambiemos en la provincia homónima.

Es que si Cambiemos hubiera logrado alcanzar la unidad, así como lo hizo el peronismo encolumnado detrás de Juan Schiaretti, el radicalismo hubiera conservado el control sobre la capital.

Los resultados son ineludibles: con los votos de Juez y De Loredo juntos, Cambiemos se imponía sobre los de Llaryora, incluso sin tener en cuenta la posibilidad de mejorar la cosecha de sufragios con una campaña conjunta, sin divisiones. Sin torpezas.