Convoca Marcos a la mesa chica de Cambiemos para controlar el malestar social

El Canciller - Comentarios

El escándalo en la Cámara de Diputados, los tweets de Elisa Carrió y el llamado a un “ruidazo nacional” encendieron las alarmas en el Gobierno, que, a través de Marcos Peña, convocó para las 11 de la mañana en su despacho a la mesa chica de Cambiemos.

Mientras que Gustavo Lopetegui y Mario Quintana estarán cuidando las espaldas del jefe de Gabinete, el presidente de la UCR, Alfredo Cornejo; el jefe del bloque radical en Diputados, Mario Negri; la mano derecha de Carrió, Juan Manuel López; el presidente de la Cámara Baja, Emilio Monzó, y el jefe del PRO en Diputados, Nicolás Massot, fueron los invitados a la reunión de emergencia.

El objetivo de la reunión será tratar las subas en las tarifas que provocaron malestar puertas adentro de Cambiemos y en el seno de sus votantes.

El objetivo de la reunión será tratar las subas en las tarifas que provocaron malestar tanto en el seno de sus votantes, que se movilizaron en señal de protesta en varios puntos del país, como puertas adentro de Cambiemos, que, liderados por Carrió, le exigieron al Gobierno abandonar la “postura inflexible”.

Además de la presión interna y el malestar general, las subas que hasta ahora no permiten controlar la inflación y las que todavía están por llegar movilizaron a la oposición, que, aunque todavía fragmentada, estuvo a un diputado de lograr quórum en el debate especial para tratar las mismas.

Ahora, parece que la innegociable posición de Mauricio Macri y Juan José Aranguren tendrá que hacer lugar a concesiones para mantener la unidad dentro de la alianza, no unir a una oposición todavía acéfala y, principalmente, para no perder terreno entre sus votantes.

Para ello, además del proyecto presentado el lunes por Cristina Fernández de Kirchner y Unidad Ciudadana para congelar las tarifas a enero de 2018, el radicalismo y la Coalición Cívica ya tienen algunos planes.

En un comunicado firmado por Cornejo y con el sello de la UCR nacional, se planteó la posibilidad de prorratear aquellas tarifas -como el gas- que representen subas significativas, más aún en el invierno. Por su parte, Lilita y la CC manejan otra opción: el pago en cuotas de las boletas y una tarifa plana para los consumidores finales.