“Contrato sicarios para tirarle tiros a jueces”: la amenaza del líder de Los Monos que desnuda violencia e impunidad

El principal acusado sigue comandando desde la cárcel y tiene condenas firmes por más de 60 años. Presente y futuro de "Guille" Cantero.
El Canciller - Comentarios

El juicio que empezó este viernes en Rosario contra los integrantes de la banda “Los Monos”, dispuso de un operativo policial de 250 efectivos y 70 patrulleros, que se acomodaron a lo largo de la mañana en los alrededores del Centro de Justicia Penal.

Si la cifra parece exagerada, una de las primeras frases del principal acusado, Ariel ‘Guille’ Cantero, termina de disipar las dudas. “Contrato sicarios para tirarle tiros a los jueces”, sostuvo Cantero, presente de forma virtual ante el Tribunal, cuando le consultaron sobre su profesión.

No parece una simple amenaza sin sustento. El último miércoles por la noche, el Centro de Justicia Penal de Rosario fue atacado a tiros y amaneció con las marcas de las balas en los vidrios. Al respecto, el ministro de Seguridad de Santa Fe, Jorge Lagna, dijo que el tema del delito y de la narcocriminalidad en Rosario es “de larga data”.

“Iba a ser presencial este juicio, pero elaboramos informes y, como era de riesgo extremo, se trocó a un juicio virtual, ya que, de lo contrario, había que movilizar siete imputados, más de 100 testigos, jueces y fiscales”, explicó Lagna, y agregó que el conflicto viene desde 2018 con 15 balaceras en distintos centros públicos.

El presente y el futuro

Para Cantero casi que la suerte ya está echada. Se encuentra detenido en el penal federal de Marcos Paz desde 2018 y pesan sobre él condenas firmes por más de 60 años. Lagna fue claro: “Va a pasar toda su vida adentro de un penal”.

Sin embargo, explicó que el problema no se resuelve con el jefe de la banda encerrado, porque desde ahí podría seguir comandando pedidos para quienes están afuera. Los cargos que se le atribuyen son, justamente, intimidación y atentados planeados desde prisión contra integrantes del Poder Judicial, por lo que su frase inaugural en el juicio no está despojada de contexto.

Para la Justicia, algunos de los delitos que ordenó ya estando encarcelado fueron: secuestros, asesinatos y varios vinculados al narcotráfico. Y, por supuesto, las balaceras.

La cantidad de ataques a tiros en Rosario forzaron a la Justicia de la provincia a crear una fiscalía especial llamada “Unidad de Balaceras del Ministerio Público de la Acusación”, cuya titular es la fiscal Valeria Haurigot, quien sostuvo que reciben “unas veinte denuncias diarias por ataques a viviendas y comercios”.