Continuidad para Negri, Cornejo y un compromiso de género: la UCR selló la unidad

Tras varias horas de reunión y momentos de tensión, el radicalismo llegó a un pacto que dejó a las dos bandos conformes.
El Canciller - Comentarios

La Unión Cívica Radical logró, luego de un mes de arduas gestiones, alcanzar la unidad. El partido centenario acordó que Mario Negri y Luis Naidenoff continuarán como jefes de los bloques en Diputados y el Senado, en tanto Alfredo Cornejo permanecerá como presidente del Comité Nacional.

Antes de que los dos frentes en disputa se conciliaran, hubo tirantez. El gobernador mendocino, que pretendía ocupar el lugar de Negri, había acordado temprano con Gerardo Morales prescindir de su ambición de liderar el bloque en la Cámara baja, a cambio de un reparto de secretarías, comisiones y minorías acorde a sus requerimientos.

La cordialidad se rompió cuando las partes se reunieron y, según indicaron fuentes de la UCR porteña a El Canciller, el grupo de Negri buscó romper con las reglas pactadas de antemano. Emiliano Yacobitti, Carla Carrizo y Dolores Martínez se levantaron del cónclave y pegaron el portazo.

Te recomendamos leer

Más allá del cortocircuito, los términos generales se mantuvieron tal como estaban convenidos y el sector que responde a Cornejo quedó satisfecho. El partido, además, se mantendrá en su totalidad dentro de Juntos por el Cambio. La designación de los nombres para los nuevos cargos se postergó para la semana que viene.

“Estamos conformes. La discusión terminó salvándose, fue anecdótica. Se acordó una integración proporcional, plena y efectiva respecto a nuestro sector. Llegamos a un acuerdo en el que la presidencia del bloque quedó para Negri y la vicepresidencia primera para nosotros. Las vicepresidencias segunda y tercera fueron para ellos; la secretaría parlamentaria y la vicepresidencia de la Cámara, para nosotros”, afirmó el mendocino Luis Petri ante la consulta de este medio.

En un comunicado emitido tras el desenlace de la reunión, los dirigentes pidieron que las nuevas autoridades sean capaces de “hacer de la equidad de género un compromiso efectivo en la integración de hombres y mujeres en los espacios de toma decisiones y de la transparencia y la ética pública una conducta cotidiana”.