Construcción rápida y proyección a futuro: qué hay detrás de los 12 nuevos hospitales

Gabriel Katopodis trabajó con la ONU para llevar a cabo la licitación y la contratación. El plan fortalecerá unidades preexistentes.
El Canciller - Comentarios

Ganar tiempo y potenciar la capacidad de abordaje del sistema sanitario frente a la pandemia. Bajo esa premisa y tras la aparición de los primeros casos de coronavirus en el país, el Ministerio de Obras Públicas que lidera Gabriel Katopodis instrumentó la construcción de 12 hospitales modulares en centros estratégicos. ¿Cómo estarán equipados y qué funcionalidad tendrán a futuro? En la antesala de la apertura, El Canciller detalla la utilidad que tendrán en los sectores con más densidad de población.

Con la llegada del virus a la Argentina, el Gobierno activó un entramado federal de infraestructura hospitalaria para habilitar mayor cantidad de camas. En ese sentido, además de la edificación de los hospitales modulares, se decidió la reactivación de dos hospitales paralizados en el partido de La Matanza (Laferrere y Rafael Castillo) y el desarrollo progresivo de otras 40 obras a nivel nacional.

En un reportaje con la agencia Télam, el ministro Gabriel Katopodis destacó que el Estado sumará “unas 420 camas de terapia intensiva, unas 1.000 de intermedia y una 800 de internación general, en obras desparramadas en todo el país con todos los colores políticos”.

Gabriel Katopodis. Foto NA

Las construcciones modulares se levantarán en 12 sectores estratégicos, elegidos por su alto volumen poblacional y por su afectación en el contexto actual. Por eso, no fue casual que nueve de ellos se establezcan en el conurbano bonaerense: es el distrito que más precisaba la ampliación del sistema sanitario. Los municipios que albergarán estos hospitales serán General Rodríguez, Hurlingham, Tres de Febrero, Moreno, Almirante Brown, Lomas de Zamora, Florencio Varela y Quilmes. También habrá una unidad en Mar del Plata. En el interior del país fueron escogidas Resistencia (Chaco), Granadero Baigorria (Gran Rosario) y Córdoba.

Además de la estrategia sectorial, todas las unidades modulares estarán anexadas a hospitales consolidados (en el interior) o con las Unidades de Pronta Atención (UPA), en el caso del conurbano. El principal propósito fue aprovechar las instalaciones de los hospitales preexistentes e incrementar, mediante las construcciones modulares, el número de camas adosadas.

Las 12 nuevas estructuras se conectarán entre sí por videoconferencia para ejercer telemedicina en red y, según apuntan, reunirán todas las condiciones necesarias: seguridad sanitaria, eléctrica, refrigeración central, plantas de gases y oxígeno y cloacas, entre otras funcionalidades. Tendrán entre 1000 y 2000 metros cuadrados y permitirán incluir 70 camas, de las que 24 serán de terapia intensiva. Los procesos de licitación y contratación fueron llevados a cabo por la ONU, a través de su organismo UNOPS: ese modelo también se aplicó en el programa de obras Argentina Hace.

Alberto Fernández, Gabriel Katopodis y Ginés González García con empresarios. Foto NA.

“Toda la contratación fue en soporte electrónico, asegurando que los proveedores no se conozcan y, así, se evitó de esa manera la cartelización y no se aceptaron pagos de adelantos de obras y tampoco se efectuaron redeterminaciones y se acortaron procesos licitatorios“, puntualizó Katopodis.

“Fue una sorpresa que en nuestro país tuviéramos la posibilidad de hacer una construcción así, tan rápida, en seco”, celebró el secretario de Calidad en Salud, Arnaldo Medina, ante la consulta de El Canciller. “Es una forma de tener camas rápidas, una construcción tradicional no sirve en los tiempos que requiere la pandemia. Es sorprendente la practicidad que tiene, son superficies lavables que no hacen envidiar en nada a un hospital normal”, explicó.

Más allá de que los encargados del plan resaltan que las 12 unidades se configurarán como centros de rápida demanda en el momento crítico de la enfermedad, la construcción de los nosocomios modulares tuvo otro aditamento: aportó un grano de arena en medio de la paralización laboral a nivel nacional.

¿Cuál será su beneficio a futuro?

“Son instalaciones que quedarán. Al ser estructuras flexibles, vos las podés convertir en consultorios. Las camas de terapia se pueden transformar en camas simples. En el caso de que tengan terreno alrededor, también se puede proyectar un crecimiento. En mi opinión, seguirán funcionando de la misma manera”, consideró Medina.

El lanzamiento

Las obras llevan, hasta el momento, 18 días de ejecución. Medina aseguró que todas las unidades físicas estarán montadas en la primera semana de mayo y estimó que, luego de ajustes de equipamiento y pruebas con humanos, comenzarán a operar en la segunda quincena.

En paralelo, el Ministerio de Salud trabaja a contrarreloj en la selección de recursos humanos. De ese abordaje médico se encargan los hospitales nacionales El Cruce y Posadas. “Hay una responsabilidad técnica de ayudarlos y apoyarlos. Si ponés en marcha una estructura como esta, debe contar con sustento y espalda”, apuntó Medina.

Axel Kicillof en el Hospital Modular de Hurlingham. Foto NA.

Consultado por cuándo espera la mayor cantidad de contagios, el secretario de Calidad en Salud fue optimista. “Da la impresión, según el resultado del aislamiento, de que se ha aplanado la curva y se corrió la posibilidad del pico. Ese pico siempre va a estar, pero el enorme tiempo que hemos tenido para prepararnos abre una posibilidad: que exista un pico muy leve y que la curva se mantenga aplanada. Hoy contamos con 8.500 camas críticas y 8.000 respiradores, de los que se usan la mitad”, concluyó.