Consigue un austero Brasil su pasaje a octavos sin el brillo de Neymar

El Canciller - Comentarios

Sin sobrarle absolutamente nada, Brasil se quedó con el primer puesto del grupo E, gracias a la victoria 2-0 ante Serbia. Paulinho, en la primera mitad, y Thiago Silva, con un buen cabezazo en el complemento, fueron los goleadores.

El partido fue muy parejo y la diferencia estuvo en que Brasil supo cuándo apretar el acelerador. Sin embargo, más allá del gol del mediocampista del Barcelona, durante el segundo tiempo sufrieron la presión de Serbia, que estuvo a punto de conseguir el empate en varias ocasiones. Pero el gol de Silva, tras una desatención de la defensa en un córner, terminó por sepultar las esperanzas de los europeos.

Hasta el momento se vio una versión light del Scratch: Coutinho es el único que muestra un buen nivel en ataque y dos goles en el torneo. Neymar parece que juega más para la tribuna, con lujos que levantan a la gente, pero no ayudan a su equipo. Y en defensa tampoco ofrecen demasiada seguridad.

El lunes, por los octavos de final, Brasil se verá las caras en un choque imperdible con México. La Verdeamarhela podría verse complicada y mucho, si los dirigidos por el colombiano Juan Carlos Osorio logran volver al nivel mostrado en los dos primeros partidos.

En el otro partido del grupo, Suiza, que se enfrentaba a la eliminada Costa Rica con la premisa de marcar goles para poder soñar con el primer lugar del grupo, obtuvo un tibio empate 2-2 para alcanzar el segundo puesto del grupo.

Tras ir en desventaja dos veces, los ticos lograron reponerse y se llevaron un empate como premio consuelo de regreso a casa. En su próximo partido, los europeos se las verán con Suecia, ganador del grupo F y una de las revelaciones del torneo.

Párrafo aparte para uno de los fracasos más grandes en la historia de los Mundiales: por primera vez en su historia, Alemania, campeón vigente, se quedó afuera en fase de grupos, tras perder 2-0 ante Corea del Sur. Los teutones, que llegaban a Rusia como uno de los máximos aspirantes a retener el título, se vuelven a casa mucho antes de lo que hubiesen imaginado.