Conservadora y opositora al aborto legal: quién es Amy Coney Barrett, la candidata de Trump para la Corte

La favorita del presidente norteamericno para ocupar el lugar que dejó Bader Ginsburg es la antítesis a la difunta jueza y podría torcer la mayoría respecto al derecho a la interrupción voluntaria del embarazo.
El Canciller - Comentarios

Una semana después de la muerte de Ruth Bader Ginsburg, el presidente Donald Trump ya seleccionó a su propuesta de reemplazo para la Corte Suprema de Estados Unidos. Como era de esperar (y de temer por los progresistas), el mandatario no escuchó el pedido de esperar a nominar a su candidato luego de las elecciones y anunciará este sábado que la jueza Amy Coney Barrett, la antítesis a “Notorious RBG”, es la elegida.

Durante esta semana, el mandatario y la magistrada se reunieron en la Casa Blanca. Los conservadores la señalan como la versión femenina del fallecido juez Antonin Scalia, con quien trabajó y quien supo encarnar un paradigma de la Justicia bajo la administración republicana.

La derecha apoya la candidatura por la militante ultracatólica de Barret y su posición frente al aborto.

Barret y su esposo Jesse

Desde 2017, la candidata de Trump es jueza en la Corte de Apelaciones del Séptimo Circuito norteamericano que incluye Indiana, Illinois y Wisconsin. El Presidente la nominó para ese cargo. Antes trabajó como abogada y profesora de derecho en Notre Dame, universidad donde egresó en 1997. En la casa de estudios jefa de los editores del Notre Dame Law Review.

Oriunda de Nueva Orleans, a sus 48 años tiene siete hijos, cuatro nenas y tres nenes. Dos de ellos son adoptados (provienen de Haití). Está casada con el abogado Jesse Barret. Ambos forman parte de People of Praise, un pequeño grupo que enseña que las esposas deben obedecer a sus maridos.

Te recomendamos leer

¿Peligra el derecho al aborto?

La autora Margaret Atwood, creadora de The Handmaid’s Tale, explicó en distintas oportunidades que su novela futurista se inspiró una secta religiosa que Barrett habría integrado, “People of Praise”.

A todos los miembros masculinos y solteros de People of Praise se les asigna un asesor personal de su propio sexo, originalmente llamado ‘jefes’ para los hombres y ‘sirvientas’ para las mujeres”, sostiene el diario londinense Daily Mail.

El periódico de Inglaterra señaló que Barrett ocultó que era miembro del grupo religioso a los senadores que la eligieron como jueza cuando estuvo ante el Comité de Justicia en 2017.

Apoyo de la candidatura de Barrett a la Corte

Una de las promesas de Trump es nombrar a los jueces de la Corte que revocarían el fallo histórico Roe v. Wade, que estableció el derecho al aborto en Estados Unidos en 1973. Desde ese entonces, la mayoría es disputada por democrátas y republicanos con una de sus principales batallas alrededor del acceso legal a la interrupción del embarazo.

La elección de Barrett, que ya dictó sentencias alineadas con los sectores más conservadores en casos vinculados con la portación legal de armas y la inmigración, podría dar vuelta las cosas luego de 47 años. Las dos veces que votó en casos sobre aborto, apoyó restricciones para la práctica.