Conmueve el guiño de Trump a Macri y le permite al Gobierno cumplir con Paolo Rocca

El Canciller - Comentarios

Dos días después de haber finalizado la reunión del G-20 entre 22 ministros de finanzas, 17 presidentes de Bancos Centrales y 10 titulares de organizaciones internacionales, llegó desde Washington una noticia favorable para el gobierno de Mauricio Macri. La administración de Donald Trump suspendió temporalmente los aranceles al aluminio y al acero. Un dato: la medida beneficia directamente a Techint y Aluar, empresas que concentran el monopolio de ambos materiales.

El gobierno de Estados Unidos confirmó que suspenderá momentáneamente los aranceles del 25% para el acero y del 10% para el aluminio. Lo confirmó el representante Comercial de aquél país, Robert Lighthizer, el Comité de Finanzas del Senado norteamericano. La lista de países que eligió Trump para mantener circunstancialmente el beneficio son: Canadá y México (ambas negocian el TLC con EEUU); la Unión Europea; Australia; Brasil, Corea del Sur y la Argentina.

Como justificación al cambio de postura, Lighthizer respondió ante la consulta de un senador: “La idea que el presidente [Donald Trump] tiene es que, sobre la base de un conjunto de criterios, algunos países deben ser excluidos. Hay países con los que estamos negociando y entonces la pregunta obvia que uno piensa es, bueno, bien, como cuestión práctica, ¿cómo funciona? Por lo tanto, lo que ha decidido hacer es detener la imposición de las tarifas con respecto a esos países”.

En paralelo, desde ministerio de Relaciones Exteriores, con la firma del Canciller Jorge Faurie y del ministro de Producción Francisco Cabrera, enviaron una carta en donde le explican a Lighthizer los motivos por los cuales la Argentina debería contar con la excepción a los aranceles.

La medida beneficia directamente a dos empresas que tienen el monopolio de ambos materiales: Tenaris (Techint) y Aluar. En el caso de la empresa de Paolo Rocca, el año pasado le exportó a Estados Unidos 200.000 toneladas de acero por un valor de US$ 220 millones. La carta de Faurie y Cabrera dice que las exportaciones de acero solo representan el 0,6% de las compras al exterior de aquél país.

En el caso de la empresa de Javier Madanes Quintanilla “El Rey del Aluminio”, el año pasado facturó US$ 550 millones. En la misiva de Cancillería, se indica que las exportaciones representan tan solo el 2,3% de las compras totales. Un detalle: ambos empresarios se mantuvieron al márgen del enfrentamiento que mantuvo el Gobierno con la cúpula de la UIA semanas atrás. Es más, Rocca estuvo el día del cruce de chicanas acompañando al presidente Mauricio Macri en la visita de los reyes de Noruega.