Confirma Clarín que el plan de ajuste de Nación se demora por los reclamos de Mariu y Larreta

El Canciller - Comentarios

María Eugenia Vidal y Horacio Rodríguez Larreta no quieren saber nada con la idea de limitar las transferencias de subsidios que la Nación destina al área metropolitana. Ante este escenario y la resistencia de dos referentes de Cambiemos, la Casa Rosada debió rearmar su plan oficial de recortes en las provincias.

¿Cuál es el tire y afloje? Tanto el jefe de gobierno porteño como la gobernadora bonaerense prefieren ver el ajuste en las provincias peronistas y luego asumir “el esfuerzo” que ruega Macri para cumplir con el organismo de Christine Lagarde y alcanzar los 300 mil millones de pesos. Los gobernadores piden lo mismo: primero los distritos de Cambiemos, después los propios.

Según consigna el diario Clarín, el último martes hubo un encuentro para avanzar en el acuerdo: el ministro de Hacienda Nicolás Dujovne y el de Interior, Rogelio Frigerio, se reunieron con el vicejefe de Gobierno porteño Diego Santilli y con el jefe de Gabinete bonaerense Federico Salvai.

No hubo un compromiso formal, aunque la idea sería negociar primero con los gobernadores y luego hacerlo en el territorio bonaerense y en la ciudad de Buenos Aires. “Queremos el número total del recorte, después vemos cómo lo implementamos”, repiten en el entorno de Vidal y Larreta.

En la gobernación bonaerense aspiran a cerrar un recorte más cercano a los $30 mil millones que a los $ 40 mil que quieren en la Rosada

En la gobernación bonaerense aspiran a cerrar un recorte más cercano a los $30 mil millones que a los $ 40 mil, una cifra que exige Marcos Peña y repiten varios en la Casa Rosada.

En este sentido, en Hacienda insisten en que se darán por satisfechos si se cumple el recorte del presupuesto de $ 300 mil millones -200 mil a cargo de Nación y 100 mil, a cargo de las provincias– con el que buscan llegar al déficit de 1,3 del PBI.

Ya pasaron por Balcarce 50 los ministros de Economía de San Luis, Catamarca y La Rioja, finalizando así las reuniones con los 24 enviados de las provincias para avanzar con el acuerdo.

El optimismo en el equipo de Macri aprobaría sin sobresaltos el plan de recortes. Pero la batalla recién comienza: los peronistas no la quieren hacer fácil ni pretenden regalar un centavo del presupuesto, mientras los suyos (Vidal y Larreta) también le ponen un freno al entusiasmo de Marcos Peña.