Condicionamientos, Justicia Legítima y Laura Alonso: las tres definiciones de Crous (ya como titular de la OA)

El Canciller - Comentarios

Félix Crous es el nuevo titular de la Oficina Anticorrupción (OA). El fiscal fue designado por Alberto Fernández el sábado pasado, mediante un decreto que dispone que el ente “gozará de independencia técnica”, al salir del órbita de la Jefatura de Gabinete.

En diálogo con Radio La Red, Crous indicó que “es natural que haya gente que tenga alegría con mi designación y a otros no les guste nada”, a la vez que aclaró que la principal función de la OA no es impulsar la acción penal. “Para eso están los fiscales y la Procuraduría de Investigaciones Administrativas”, aseguró.

Si bien el ex integrante de Procuración para víctimas de la violencia institucional (Procuvin) indicó que la última gestión de la Oficina “tuvo un sesgo importante”, indicó que “no será auditor” de Laura Alonso. “El Presidente me dijo que su idea no era la de perseguir a nadie”, completó.

A continuación, las principales definiciones de Crous.

  • Su tarea al frente de la OA. “El Presidente me dio rango de ministro pero con independencia. Será un órgano del Poder Ejecutivo dentro del Ministerio de Justicia. La idea es que la Oficina Anticorrupción sea querellante en los juicios, pero solo para estar al tanto de cómo evoluciona e intervenir solo si se demora o pasa algo”, indicó Crous. Y pidió un deseo para su futura administración: “Aspiro a que mi gestión sea una gestión en la que nadie se acuerde de mí. Porque significa que no habrá grandes casos de corrupción y que la política pueda funcionar”.
  • Laura Alonso y los casos de corrupción el macrismo. “Yo no quiero ser auditor de la función de Laura Alonso. Al margen de que si me encuentro un ‘muerto en el placard’, tendré que hacer lo que se hace en esos casos. Si bien ella ha tenido una actuación pública, seguramente hay una actuación que no ha trascendido, que probablemente tenga que ver con los méritos y el trabajo de sus técnicos y de su personal”, aseguró el abogado. “El Presidente me dijo que su idea no era la de perseguir a nadie, que él no venía a perseguir opositores. Nuestra idea es tener independencia con los profesionales que llevan adelante los juicios que están en curso donde la Oficina se ha presentado como querellante”, concluyó sobre ese apartado.
  • Militancia. “Tuve militancia de muy joven en distintas fuerzas de izquierda argentina y luego frente a las distintas alternativas que ofrece la realidad, porque viste que la revolución bolchevique viene demorada”, recordó el ahora ex fiscal, a la vez que agregó que tuvo mayores afinidades “con los gobiernos tanto de Néstor Kirchner como de Cristina Kirchner”. “Me parece que el peronismo tiene ese sesgo que es la aspiración de la democratización del goce que le da esa singularidad tan particular y que irrita tanto. Irrita mucho más que la izquierda que con su ascetismo ofrece un panorama menos insolente”, completó.