Con una consigna taquillera, se viste Rossi de candidato a la espera de la definición de Cristina

El Canciller - Comentarios

Agustín Rossi ya se prueba el traje de candidato. Desde un escenario en Rosario, lanzó las primeras líneas del plan de Gobierno con el que piensa enfrentar a Mauricio Macri. El presidente del bloque del FPV pretende golpear con una consigna taquillera: dar marcha atrás a la reforma previsional del Gobierno. Aunque se ilusiona con ver su nombre en una boleta, depende de las intenciones que tenga finalmente Cristina Kirchner.

El escenario se montó en el Parque España, sobre la barranca del Paraná. Allí Rossi lanzó una precandidatura a presidente que muchos tildan de apresurada. Al mismo tiempo, Máximo Kirchner cerraba el plenario de Unidad Ciudadana en la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires.

El presidente del bloque del FPV ya prevé una herencia “terrible” si llega a ocupar la silla que dejará Macri. Al mismo tiempo, asumió que el poder económico y mediático estará en contra de su proyecto de país. Una larga lista de oradores de varias provincias postuló al Rossi como candidato y elogió sus aptitudes personales.

Como primera promesa de campaña, Rossi sostuvo que firmará un decreto para dar marcha atrás a la reforma previsional del Gobierno. El precandidato apunta a generar un shock de crecimiento con el corazón en el mercado interno y puntualizó que le devolverá a la gente el poder adquisitivo perdido durante los años de Cambiemos. En modo “catch all”, abogó por un abrazo y reconciliación con el sector agropecuario.

Entre otras consigas, Rossi también habló de la necesidad de reformar el sistema judicial y ponerle fin a la SIDE. “Hay que terminar ese matrimonio putrefacto entre la SIDE y Comodoro Py”. Por último, prometió que la Oficina Anticorrupción será representada por alguien de la oposición.

En la UBA, Máximo sostuvo que el Gobierno está intentando instalar que hay un miedo de los inversores a que un candidato del peronismo kirchnerista gane las elecciones. Además, criticó a Cambiemos por el cierre de numerosas PyMes y remarcó que la herencia que recibió Néstor en 2003 era mucho más pesada que la que le tocó a Macri.