Con multas y un guiño a Telefónica, avala el Gobierno la fusión entre Telecom y Cablevisión

El Canciller - Comentarios

El cuádruple Play de las empresas pertenecientes al Grupo Clarín consiguió el visto bueno del Gobierno. De esta manera, los servicios de red celular, televisión, teléfono e internet serán ofrecidos por el abanico de empresas que dirige Héctor Magnetto. La valuación estimada por el mercado del nuevo gigante compendio empresarial es de 11 mil millones de dólares.

La valuación estimada de la empresa luego de la fusión es de 11 mil millones de dólares.

La firma de aprobación la puso la Comisión Nacional de Defensa de la Competencia (CNDC), a cargo de Esteban Greco, quien dio luz verde al plan de las compañías. Después de la Ley de Medios impulsada por el kirchnerismo y vetada por el presidente Mauricio Macri, el gigante mediático argentino agigantó su estructura. Será la mayor compañía de telecomunicaciones de la región.

La aprobación de la CNDC llegó con la obligación de una serie de desinversiones por parte de la compañía que tienen como objetivo asegurar la competencia en áreas donde podría desarrollarse una actividad monopólica por parte del nuevo gigante de telecomunicaciones.

“La fusión habría generado problemas de competencia en localidades donde Cablevisión y Telecom eran las únicas empresas con despliegue de red fija. Por esa razón, la empresa fusionada se debe desprender de 143.464 clientes de ese servicio en 28 localidades de cinco provincias: Córdoba (incluyendo la capital), Buenos Aires, Entre Ríos, Misiones (incluyendo Posadas) y Santa Fe. Esta cifra representa el 9% del total de clientes residenciales de Arnet y una facturación anual de aproximadamente 500 millones de pesos”, remarcó la CNDC en su dictamen de más de 200 páginas.

La compañía resultado de la fusión deberá desprenderse de clientes de su banda ancha en 28 localidades. El pedido llegó desde la Secretaría de Comercio.  En el mismo sentido, Telecom deberá dar de baja 80 Mhz de espectro, lo cual reducirá su capacidad en la telefonía móvil. Por otro lado, y dependiendo de la región, la empresa deberá esperar para poder empaquetar los cuatro servicios que promete brindar en el futuro; esta norma, que regirá por aproximadamente 12 meses, busca que las empresas de la competencia se puedan adaptar al cambio.

La compañía resultado de la fusión deberá desprenderse de clientes de su banda ancha en 28 localidades.

Los especialistas temen que la fusión entre ambas compañías disminuya la competencia en el sector, porque habrá menos competidores en el mercado (Argentina tiene muy poca competencia empresarial en el sector de telecomunicaciones), algo que desde las empresas fusionadas negaron que ocurrirá.

Desde el Ministerio de Modernización, cuyo titular es Andrés Ibarra, defendieron la fusión, arguyendo que “fomenta que los prestadores de estos servicios realicen acuerdos voluntarios para el uso compartido de infraestructura, es decir cualquier recurso que utilicen para el despliegue de sus servicios, para estimular tanto la competencia como la inversión”.