Con Messi como abanderado: el lobby de la candidatura tripartita para el Mundial 2030

El Canciller - Comentarios

Con Lionel Messi como principal abanderado, Argentina presentó junto a Uruguay y Paraguay la candidatura oficial para que los tres países sean sede del Mundial de Fútbol 2030. La propuesta contempla que la competencia se desarrolle en 12 estadios: ocho de Argentina, dos de Uruguay y otros dos de Paraguay.

“100 juntos, naciones candidatas. Uruguay Argentina Paraguay 2030”



El panorama no es sencillo para la candidatura tripartita. Según la rotación entre continentes que debe tener la Copa Mundial, el año 2030 debería desembocar en Europa, ya que para el año 2026 los tres candidatos son Estados Unidos, Canadá y México, mientras que el 2022 se jugará en Qatar.

Por Argentina estuvieron presentes Fernando Marín, coordinador general de la candidatura conjunta de Argentina; Carlos McAllister, Secretario de deportes; y Claudio Tapia, presidente de la AFA. Los representantes uruguayos fueron, Eduardo Abulafios, gerente del equipo oficial de Uruguay; Fernando Cáceres, Secretario de deportes del país vecino: y Wilmar Valdez, mandatario de la federación “charrúa”. No hubo presente nadie de la delegación paraguaya ya que su avión, con destino a Buenos Aires, se desvió a Córdoba.

No hubo presente nadie de la delegación paraguaya ya que su avión, con destino a Buenos Aires, se desvió a Córdoba.

Sin embargo, el protagonismo de la figura de Messi y los diálogos bilaterales del Poder Ejecutivo podrían inclinar la balanza para el grupo latinoamericano. La candidatura tripartita busca mostrar que América Latina puede organizar un evento de esta magnitud.

En cuanto a las ocho sedes que tendrá la Argentina, uno de los ejes fue que las construcciones deben ser pensadas para “los días después del mundial”, es decir, que sean de utilidad una vez que se termine el campeonato de la FIFA.

Al mismo tiempo, la delegación tripartita solicitó que la elección del anfitrión para 2030 se realice anticipadamente, en 2020, así, de ser elegidos, los tres países tendrían 10 años para preparar el evento mundial.

“La inversión es importante para los tres países, pero entendemos que la instancia es muy importante. Queremos que la FIFA vuelva a sus raíces y que Sudamérica le demuestre al mundo que está a la altura para albergar un evento de tal magnitud“, remarcó el uruguayo Valdez.