Con la tarea hecha, aterriza Dujovne en tierras de Lagarde para cerrar el blindaje financiero

El Canciller - Comentarios

Si bien las negociaciones están encaminadas y la buena relación de Christine Lagarde con el presidente Mauricio Macri disipa dudas, el ministro de Economía, Nicolás Dujovne, viaja este martes a Washington para cerrar el nuevo pacto con el FMI con el que Argentina prevé adelantar para 2019 los desembolsos correspondientes a 2020 y 2021 con el objetivo de no dejar dudas sobre su capacidad de cumplir su programa financiero en el año electoral. Unas horas antes de partir a otra misión de rescate, Dujovne dio una entrevista a Carlos Pagni. “Tuvimos metas muy ambiciosas en un país que no estaba listo”, destacó.

Hasta este martes, estaba previsto que Luis Caputo, presidente del Banco Central, viajase con Dujovne para convencer al Fondo de adelantar los desembolsos. Sin embargo, el titular de la entidad monetaria argentina decidió quedarse en el país para controlar las fluctuaciones del dólar, que pese a los anuncios del Gobierno no cede y se mantiene en la franja de los $40.

Viajo a Washington para encontrar términos más flexibles para el programa que habíamos acordado en el sentido de que el financiamiento disponible del 2020 y 2021 sea parcialmente adelantado al 2019”, explicó Dujovne, quien, durante las frenéticas jornadas del fin de semana en la que se definió el nuevo esquema de Gabinete, salió fortalecido y gestionará, de ahora en adelante, un ministerio que incluye además la secretaría de Energía que quedó a cargo de Javier Iguacel.

Desde el mediodía, el ministro de Economía se encontrará con Christine Lagarde para cerrar el acuerdo que Macri anunció de forma precipitada la semana pasada. Aquella conferencia de prensa del Presidente que duró apenas dos minutos generó molestias en el organismo multilateral, que criticó que el primer mandatario hablase de un acuerdo consumado cuando aún el staff del FMI no había hecho la evaluación correspondiente para asegurar los adelantos.

La reunión tendrá lugar desde el mediodía en las oficinas del FMI. Las señales de que el organismo multilateral muy probablemente accederá al pedido argentino ya fueron anticipadas en un comunicado la semana pasada, en el que Lagarde habló de “fortalecer” el acuerdo con la Argentina y “reexaminar el cronograma del programa financiero”. Sin embargo, el staff del organismo deberá analizar las cuentas argentinas y revisar qué tan lejos está el país de cumplir las metas que fueron impuestas. Debido a que las cifras que pidió el FMI no se cumplirán, el equipo económico viaja con la tarea hecha para sumar puntos extra: ayer anunció que la convergencia fiscal llegaría en 2019.

Sin chances de financiarse en los mercados de crédito, con el riesgo país por las nubes y ante una incertidumbre económica creciente, que el Fondo Monetario asegure los adelantos es un paso fundamental en la búsqueda del presidente Macri por recuperar algo de la confianza dilapidada en la corrida cambiaria, tanto para con los mercados como su electorado, el principal golpeado tras la devaluación.

“Queremos tener más fondos disponibles, con lo cual la certidumbre sobre el programa financiero sería más potente”

Según explicó el funcionario, el nuevo acuerdo con el Fondo es para generar “total certidumbre” sobre el programa financiero de la Argentina del 2019. “Para eso hemos adoptado dos decisiones: bajar el tamaño del déficit, en donde decidimos llevar nuestro déficit al equilibrio, cosa que originalmente iba a ocurrir en 2020. De esa manera necesitamos menos financiamiento porque tenemos un déficit más pequeño”, puntualizó en diálogo con Pagni por LN+.

Debido la suba del dólar generará inflación y acentuará la crisis social en el país, el ministro consideró que, aún con las nuevas medidas adoptadas, “Argentina es muy competitiva”. En la misma línea, remarcó que el déficit externo bajará por el efecto de la devaluación.

“El tipo de cambio puede moverse para arriba o para abajo. En argentina los movimientos del tipo de cambio son tomados como alertas de que algo está mal, cuando en realidad muchas veces sirve para prevenir males mayores. Es cierto que los argentinos no estamos acostumbrados al tipo de cambio flotante”, concluyó.