Con la mira en las elecciones, busca el Gobierno dar vuelta el déficit con Brasil

El Canciller - Comentarios

Brasil es la principal economía de América Latina y el mayor socio comercial de Argentina. Cuando la recesión golpeó al país vecino, los efectos en el país de Mauricio Macri se hicieron notar de inmediato. Ahora, con una política de dólar caro, el Poder Ejecutivo busca mejorar la relación comercial con Brasil, que año a año da déficit. Algunos economistas advierten que el Mercosur es un traje a medida del territorio que gobierna Michel Temer.

Por la devaluación mayor al 100% en lo que va de 2018 y la recesión económica que golpea al consumo interno, cayeron las importaciones y, debido a la alta competencia del nuevo tipo de cambio, subió el incentivo para exportar, conjugado con un alza en la venta de trigo argentino.

El crecimiento brasileño empujó las exportaciones argentinas, mientras que la recesión del país de Macri hizo que se achicaran las importaciones.

En ese marco se gestó el primer superávit comercial con Brasil después de cuatro años. El crecimiento brasileño empujó las exportaciones argentinas, mientras que la recesión del país de Macri hizo que se achicaran las importaciones. El saldo de septiembre arrojó un resultado positivo de u$s6 millones, lo que implicó una mejora de u$s612 millones respecto al rojo de u$s606 millones obtenido un año atrás. Mientras que en agosto el saldo negativo había sido de u$s369 millones.

El último resultado había sido en 2014. Después, vinieron 44 meses seguidos de desequilibrio. Con la mira en las elecciones del país limítrofe, el Gobierno quiere potenciar este superávit. La mira está puesta en los acuerdos que corren dentro del Mercosur, que están alineados a las ventajas comparativas de Brasil.

La crítica de Lucas Llach


El exvice del Banco Central, Lucas Llach, advirtió ayer la necesidad de rever el acuerdo comercial entre los dos países debido a que causa un déficit sistemático. “Hay que repensar el comercio con Brasil. Casi siempre tenemos déficit. No hay por qué tener equilibrio con cada país, pero tener déficit sistemático dentro de una unión aduanera quiere decir que estás regalando plata”, escribió.

Hay que repensar el comercio con Brasil. Casi siempre tenemos déficit.

“La unión aduanera es arancel común hacia afuera (que protege la producción de la unión) pero comercio libre entre los miembros. Normalmente ese comercio es a precios más altos que los internacionales, justamente porque hay un arancel que permite cobrar más. Ahora bien, si sistemátcamente tenés déficit dentro de la unión aduanera, significa que el monto total que sobrepagás por las importaciones de tus socios es mayor que lo que tus socios sobrepagan tus exporaciones: estás perdiendo plata”, sigue.

“En una época se decía ‘El Mercusur es un negocio político para Brasil, pero un negocio económico para los demás’. Caca de toro: es mejor negocio para Brasil, porque sus ventajas comparativas intra-bloque son las desventajas comparativas de Argentina, Uruguay, Paraguay. Estamos regalando plata”, concluyó.