Con la “amenaza Lousteau”, invoca Macri a Alfonsín para contener a los radicales rebeldes

El Canciller - Comentarios

Mauricio Macri necesita contener al radicalismo para que las elecciones del año que viene no se le transformen en un nuevo problema en medio de un contexto económico ya complicado. Con ese objetivo, el presidente aprovechó un homenaje a Raúl Alfonsín, en el aniversario número 35 de su llegada a la presidencia, para enviar un mensaje de unidad hacia dentro de la alianza gobernante.

Con la presencia de Ricardo Alfonsín, Fernando De la Rúa y otros dirigentes históricos y actuales del radicalismo, Macri convocó a homenajear al expresidente porponiendo “una construcción colectiva, más alla de las diferencias y de las dificultades del día a día”.

El presidente también aprovechó para buscar coincidencias entre su gobierno y el de Alfonsín, que “gobernó una de las etapas más oscuras y trajo luz”. “Queremos un país con libertad de expresión y de pensamiento, con libertad para elegir que queremos ser y sin condicionamientos”, remarcó.

En ese sentido, convocó a construir “una Argentina unida y con instituciones sólidas”. “Esa es la revolución por la que Alfonsín luchó y la que estamos haciendo juntos y en paz, gracias a una mayoría madura que rechaza la violencia de acción y de palabra”, dijo, en referencia a los grupos “destituyentes” que el mandatario asocia con el kirchnerismo.

En el que quizás sea el peor momento de la relación entre el PRO y la UCR dentro de Cambiemos, el mensaje de Macri apuntó a señalar, en líneas generales, que la unidad con el radicalismo debe seguir mientras el kirchnerismo sea una amenaza electoral. Aprovechó la presencia de Ricardo Alfonsín, acaso el dirigente radical más crítico del Gobierno, que está más cerca de constituir un espacio “progresista” con Margarita Stolbizer y el Socialismo que de Cambiemos.

Pero la de Ricardito no es la única postura rupturista dentro del radicalismo. La idea que circuló en el último encuentro partidario en Buenos Aires, de pedir la vicepresidencia o disputar las PASO en 2019, encendió las alarmas en el círculo de Macri. Daniel Angelici y Enrique “Coti” Nosiglia comenzaron a tejer la posibilidad de que la UCR aproveche la “nacionalización” de Lousteau y para perfilarlo como candidato presidencial que interpele a los radicales enojados con Cambiemos.

Otro que milita la candidatura de Lousteau en las primarias es Emiliano Yacobitti, que hoy estuvo sentado en segunda fila en el acto pero difundió imágenes de ayer del exministro de Economía, que encabezó la apertura de una muestra del fotógrafo presidencial Víctor Bugge sobre su trabajo con Alfonsín en el Centro Cultural Recoleta.

En ese acto el economista se abrazó con el presidente de Boca, y compartió escenario con el presidente de la UCR porteña, Guillermo De Maya, un habitual crítico del macrismo, y los dirigentes de la Juventud Radical Luciana Rached y Tomás Mestre.

“Uno tiende a pensar que los próceres son figuras distantes, de otro siglo, que no vimos en vida. Raúl Alfonsín fue el último prócer de la Argentina”, resaltó Lousteau en su cuenta de Twitter.