Con el fallo a favor de los jubilados, anticipa la Corte un año de dolores de cabeza para el Gobierno

El Canciller - Comentarios

Luego de los rechazos a las reelecciones de los gobernadores de Río Negro y La Rioja, la Corte Suprema vuelve a su agenda de fallos relevantes y decidió que el pago del Impuesto a las Ganancias por parte de los jubilados es incostitucional.

En resumen, el caso que se trató es el de una jubilada entrerriana que presentó en 2015 un reclamo en un juzgado federal para que no se le cobre el impuesto. En esa instancia, el juez consideró que era inconstitucional que le descuenten de la jubilación un importe por Ganancias y ordenó que le devuelvan lo que le retuvieron. Dos años después, la Cámara ratificó la decisión y la AFIP decidió recurrir a la Corte.

Falla la Corte en contra de Casas y Weretilneck y cambia los planes en La Rioja y Río Negro

Este caso es representativo de unos 2 mil planteos similares que tiene el máximo tribunal para resolver. En términos económicos no es el fallo que más podría repercutir en las arcas estatales, pero se enmarca en una situación de tensión que hay entre varios jueces supremos y el Gobierno.

Las posibilidades van desde la ratificación de los fallos de las instancias anteriores y una declaración de inconstitucionalidad de Ganancias para jubilados hasta un fallo donde se delimiten algunas cuestiones relacionadas a cómo impactaría el impuesto y a quiénes. El famoso fallo “miti y miti”, en honor a las épocas en las que Ricardo Lorenzetti presidía la Corte y salían expedientes a favor y en contra de los intereses del Gobierno anterior la misma semana.

Justamente la relación con Lorenzetti es la que más resquebrajada está. Es por ello que el expresidente se sumó al tándem que conformaron Juan Carlos Maqueda y Horacio Rosatti y que se convirtió en un encono para el oficialismo, al que aun le quedan varios fallos que podrían incomodarlo.

Dentro de esos expedientes en agenda está el amparo presentado por el Defensor del Pueblo, que reclamó al Estado nacional fijar un ajuste por movilidad en beneficio de jubilados y pensionados, en línea con el famoso caso Badaro. Si la Corte decidiera que la intervención del Defensor es válida (si está “legitimado” para hacer el reclamo) y fallara a favor del pedido, representaría otro golpe. Faltan, además, varios fallos para el segundo semestre que podrían complicar la campaña electoral cambiemita.