Con el decreto como gesto, se reconcilia Macri con Carrió en Olivos y cierran filas para las elecciones

El Canciller - Comentarios

Luego de firmar por decreto la Extinción de Dominio, el presidente Mauricio Macri y Elisa Carrió se reencontraron en la Quinta de Olivos, sellaron su reconciliación, analizaron la situación política actual y cerraron filas de cara a las elecciones de octubre.

Después de tres meses sin contacto, fue el ex vicejefe de Gabinete, Mario Quintana, quien oficializó como el mediador entre ambos, además de participar de la reunión para definir una potencial candidatura.

La relación entre Macri y Carrió venía escalando su tensión. El descreimiento de Carrió sobre la lucha contra la corrupción, el anuncio de juicio político a Garavano y la declaración de guerra a Angelici detonaron un vínculo con Macri que ya venía erosionándose por cada dardo de la diputada.

Y aunque la titular de la Coalición Cívica había aclarado que no hablaba con el presidente hace mucho tiempo, pero que tampoco lo extrañaba, la situación sufrió un giro tan brusco como positivo.

Macri firmó el DNU para darle la homologación de Ley a la Extinción de Dominio, a fin de recuperar bienes del narcotráfico y la corrupción, lo que significó un claro gesto para Carrió, quien fue una de las legisladoras que fogoneaba la iniciativa.

A partir de este guiño, la chaqueña celebró la decisión del líder del PRO y hasta pidió por Twitter aplausos para él, como antesala para este acercamiento.

Finalmente, Carrió confirmó ante el Jefe de Estado su apoyo para la reelección por un nuevo mandato, tal como lo había anunciado semanas atrás, en TN, en diálogo con Edgardo Alfano.