Con el aval del Gobierno, asume el primo Ángelo un rol clave para golpear al kirchnerismo

El Canciller - Comentarios

Más allá de la repercusión mediática de los últimos días, la semana clave de la investigación de los cuadernos de las coimas en la obra pública acaba de empezar. En los próximos días, por los pasillos de Comodoro Py desfilarán varios empresarios y ex funcionarios kirchneristas para aportar información. Además de la aparición de nuevos “arrepentidos”, se especula una estrategia conjunta del empresariado que contempla responsabilizar a la pata política. En esa línea, el primo de Mauricio Macri y ex titular de IECSA, Ángelo Calcaterra, se presentó por su cuenta en los tribunales y aceptó el pago de coimas bajo un proceso de “extorsión” que llevó adelante la gestión kirchnerista.

En tanto, en los próximos días, los 18 imputados en la causa por presuntas coimas en obras públicas comenzarán a prestar declaración a partir de hoy frente al juez Bonadio. El rol del empresariado en la causa es clave, ya que si bien los escritos de Oscar Centeno son verosímiles para el juez Claudio Bonadio, la caligrafía del ex chofer no sirve como prueba de los traspasos de dinero en materia de coimas. En ese sentido, los empresarios son los únicos que tienen “las armas” para corroborar el entramado de corrupción.

Calcaterra se presentó en Comodoro Py de forma espontánea para declarar ante Bonadio. El primo de Macri habría aceptado el pago de sobornos que aparecen en las anotaciones de Centeno aunque, en línea con el CEO de su firma (IECSA), afirmó que los montos pagados fueron mucho menores a los que figuran en los cuadernos.

La estrategia de defensa de los empresarios contempla “victimizarse” en la causa. Es decir, aceptar el pago de sobornos y coimas a los funcionarios kirchneristas, pero remarcar que todos ellos se dieron en un proceso de “extorsión” por parte del estado. Al mismo tiempo, el Gobierno decidió no soltarle la mano al corpus empresarial y mantener los contratos de obra pública de las empresas involucradas a cambio de que aporten en la justicia.

De esta manera, se configura un plan de acción en el que la pata empresarial actuaría como verdugo de los funcionarios kirchneristas. Siendo los únicos que pueden corroborar los pagos ilícitos, los empresarios asumirán la tarea de arrepentidos para desnudar las maniobras de corrupción kirchneristas, algo que le dará oxígeno al oficialismo de cara a las elecciones de 2019.

Próximas declaraciones


Los empresarios Rodolfo Paulette, Alejandro Ivanissevich, Raimundo Peduto y Manuel Santos Uribelarrea serán los primeros convocados a las audiencias. El martes, en tanto, continuarán sus exposiciones el ex secretario de Energía Jorge Mayoral, el empresario de medios en Santa Cruz Rudy Ulloa, el ex operador judicial Javier Fernández y el ex subsecretario nacional de Obras Públicas, Germán Nivello.