Con el aval del FMI y bajo la lupa de los banqueros, cambia Caputo el plan para controlar el dólar

El Canciller - Comentarios

La devaluación alcanzó el 50% en lo que va del año. Golpeó en varias oportunidades a la ilusión del Gobierno nacional de estabilizar el dólar, un síntoma de la crisis económica que sufre la Argentina. Ante el inminente acuerdo con el FMI, el Banco Central hizo un giro importante y adpotó nuevas medidas para evitar una nueva corrida cambiaria.

La nueva estrategia de la entidad que preside Luis Caputo será dejar atrás la “libre flotación” y apostar por las denominadas “bandas de flotación”, con el objetivo de establecer un piso y un techo dentro del cual permitirá mover al precio del dólar.

El techo previsto por el Gobierno iría entre los 40 a los 44 pesos y el piso de entre 32 y 36 pesos

Es decir, una vez perforado el piso o superado el techo, el organismo podría intervenir para mover el precio del dólar al valor en el que se encontraba. Según pudo averiguar elCanciller, el techo previsto por el Gobierno iría entre los 40 a los 44 pesos y el piso de entre 32 y 36 pesos.

Está claro: la nueva modalidad del Banco Central se hizo con el aval del Fondo, antes de que el lunes se anuncien los nuevos avances en las negociaciones por el pedido de adelantar el desembolso.

El Banco Central dejará atrás la “libre flotación” y apostará por las denominadas “bandas de flotación”

Los días de calma en la economía local, a pesar de los índices con números rojos de la desocupación y la inflación, alienta al Gobierno con llegar a fin de año sin una nueva corrida cambiaria y comenzar el año electoral sin grandes cimbronazos.

La nota también la dio el Círculo Rojo frente a estos nuevos cambios. La decisión de Caputo de cambiar la estrategia para controlar el dólar fue comunicada a los principales banqueros y a agentes de Bolsa, administradores de fondos comunes de inversión y aseguradoras, con quienes ayer mantuvo un encuentro en el Salón Bosch.

Ahora, quedan por delante meses de alta inflación, que le restarían competitividad al peso si el dólar se mantiene quieto. Con el Presupuesto en el centro de la escena, el Gobierno avanza con un nuevo plan en torno al dólar para evitar más sacudones al bolsillo de la clase media y baja.