Con el 27% como principal excusa, busca Moyano dar una muestra de poder en las calles y parar el país

El Canciller - Comentarios

“Descansen bien el fin de semana porque el lunes empezamos con todo”. El jueves el exsecretario de la CGT, Hugo Moyano, después de salir de la primera reunión paritaria en el Ministerio de Trabajo, les anunciaba a los trabajadores, a las empresas y al gobierno que la Federación de Trabajadores de Camiones, gremio que encabeza, no iba a cerrar la paritaria al 15% como pautó el gobierno como techo salarial.

En Camioneros reclaman un 27% que pone entre las cuerdas los valores que el ejecutivo quiere cumplir a raja tabla como una de las señales al Fondo y a los empresarios. En ese contexto, Moyano sale a dar pelea y ayer a la noche comenzó lo que anunció el jueves. En algunas empresas de transporte empezaron las asambleas y se espera un plan de lucha con cortes de servicios de los trabajadores que comanda el experimentado sindicalista.

Al otro día del primer encuentro de las paritarias de los Camioneros, las calles del centro porteño rebalsaron de gente como consecuencia de la Marcha Federal. Entre las organizaciones sociales que encabezaron el acto se encontró en las calles acompañando el reclamo con columna propia, parte del triunvirato de CGT. Frente al micrófono del canal de noticias C5N, el triunviro, Juan Carlos Shmid, Secretario General del Sindicato de Dragado y Balizamiento, hombre de Hugo Moyano, anunció que está semana el consejo directivo de la CGT comenzaba reuniones para articular un paro general para finales de este mes. Un poco más tímido, a su lado, Héctor Daer, acompañó moviendo la cabeza de forma positiva.

Dentro de esta pelea entre Camioneros y el gobierno, la CGT entra a jugar y además de empezar a darle forma al paro general, está semana tiene una cita impostergable con Miguel Pichetto.

“Habrá paro general de la CGT”, anunció Shmid

Así, Hugo y Pablo Moyano se paran frente al gobierno y no piensan dar a torcer la muñeca. “Va a ser una discusión muy fuerte”, dijo Pablo Moyano. Y agregó: “Los empresarios están siendo presionados por el Gobierno. Como no pudieron modificar la reforma laboral, ahora quieren avanzar con nuestra organización, que hoy está más fuerte que nunca “.

En el gobierno quieren evitar el paro general por eso prometieron a jerarcas de la central obrera que no iban a tocar el punto sobre el cálculo indemnizatorio en la reforma laboral que pretende implementar el gobierno de Cambiemos y que hasta ahora no ha podido. Medida que ya fue rechazada por Pichetto y la CGT semanas atrás. En las calles, el Gobierno comienza a sentir el costo del ajuste.