Con dudas sobre Macri y la obligación de ampliar la alianza, ratifica la UCR su pertenencia a Cambiemos

El Canciller - Comentarios

Luego de muchas declaraciones cruzadas y semanas de indecisión, la Unión Cívica Radical ratificó su pertenencia a Cambiemos de cara al inminente proceso electoral.

Sin embargo, no solo volvió a pedirle al Gobierno nacional tener más poder de decisión política, sino que anunció como principal objetivo en el corto plazo a la búsqueda por ampliar la alianza a otros sectores y exigió discutir la estrategia para los comicios mano a mano con Macri, con una máxima: impedir el retorno al poder de Cristina Fernández de Kirchner.

Fue una extensa jornada en el predio de Parque Norte donde todos los dirigentes expusieron sus visiones sobre la coyuntura socioeconómica del país y la posición del partido en la coalición de gobierno.

Quien le puso punto final a la cumbre con su discurso fue el presidente del Comité Nacional, Alfredo Cornejo, uno de los miembros radicales más encumbrados y a la vez crítico del Ejecutivo. El gobernador de Mendoza le envió varios mensajes al primer mandatario.

“Lo que queremos es la construcción de una nueva coalición, no importa el nombre“, fue la sentencia más fuerte de su alocución, en la que volvió a poner en duda la candidatura del líder del PRO, como había hecho hace dos semanas al proponer la ampliación de Cambiemos y realizar una invitación pública a Sergio Massa, Juan Manuel Urtubey y Roberto Lavagna para que se sumen a las filas oficialistas.

En este sentido, volvió a reprocharle al presidente su supuesta autonomía en la toma de decisiones y el desdén que muestra con sus aliados. “Macri debe entender que debe ser tolerante con las diferencias, que debemos dialogar más y respetar al radicalismo nacional”, lanzó.

Y fue tajante con su diagnóstico sobre la gestión: “No hemos logrado bajar la pobreza, se ha endeudado más el país y no tenemos resultados económicos como necesita el pueblo. No debemos callarnos, debemos decirlo“.

Cornejo, constituido como uno de los garantes de la continuidad de la UCR dentro de Cambiemos, negoció el fin de semana con el sector más “amarillo” una alternativa que aisló a los que pretendían romper en la Convención: crear una comisión que discuta, de acá al 22 de junio (cierre de listas), qué lugar ocupará el partido en la estructura electoral de la coalición.

“Necesitamos procurar la ampliación. ¿Es un papelón que me rechacen? Peor es que te rechace la mayoría del pueblo argentino en las urnas“, enfatizó, en alusión a la probable negativa tanto de dirigentes peronistas como socialistas a aceptar su propuesta, y agregó: “Queremos discutir la estrategia electoral mano a mano, no que lo decida el presidente a solas“.

Pese a mostrarse muy crítico con la Casa Rosada, todas las declaraciones que realizó el mandatario mendocino culminaron en la táctica polarizadora que pregonan Jaime Durán Barba y Marcos Peña contra la expresidenta y su exjefe de Gabinete, Alberto Fernández. “A los que son pobres: el populismo de Alberto Fernández y Cristina Kirchner no los sacará de la pobreza”, afirmó.

Sin embargo, antes de darle paso a la votación en la que prevaleció el consenso y se ratificó la continuidad del radicalismo en la alianza oficialista, reconoció su preocupación por el marco que entregan las encuestas: “Seamos francos, hay posibilidades ciertas de perder en octubre y en el ballotage. Tenemos miedo de volver atrás. El peligro del regreso al populismo es concreto, latente“.