Con dardos para Angelici, pone en duda Carrió la integridad de Cambiemos y su lugar en el Congreso

El Canciller - Comentarios

Luego de la controversia generada en el seno del Gobierno nacional por el repudio al protocolo de seguridad que impulsó Patricia Bullrich, Elisa Carrió volvió a cargar contra la alianza oficialista. En el Congreso Federal de la Coalición Cívica, aseguró que en Cambiemos hay corrupción y arremetió contra Emilio Monzó Daniel Angelici.

En su lugar predilecto, cómoda como pez en el agua, la diputada nacional reivindicó a su partido -que hoy presentó a Maximiliano Ferraro como nuevo presidente- y se diferenció de Cambiemos con una sugestiva frase: No somos corruptos, que también los hay en Cambiemos, ni cómplices, no tenemos que ver con la mafia del fútbol”.

El ataque contra el mandamás de Boca Juniors no representa una novedad. Dos meses atrás, cuando Angelici hacía malabares en la trastienda de la escena jurídica para retener la mayoría oficialista en el Consejo de la Magistratura, Carrió le envió un mensaje a Mauricio Macri: “El Presidente va a tener que elegir entre Angelici o Carrió, él sabe que elige o cae. Yo garantizo la gobernabilidad”.

La legisladora volvió a aludir al concepto de autoritarismo para exhibir su rechazo al proyecto de ley que busca promulgar el oficialismo en torno a los aportes empresariales para el financiamiento de campañas de partidos políticos. “Nosotros nunca vamos a ser fascistas, vamos a seguir siendo ecuménicos y humanistas hasta el fin de los días”, lanzó.

Además de ratificar sus diferencias con Bullrich -“No se trata de armar a la ciudadanía, la Biblia es incompatible con las balas”-, cargó tintas contra Monzó, quien fue reelecto hace unos días como presidente de la Cámara de Diputados de la Nación: “Hace unos días, reivindicó el Parlamento como lugar de la rosca política, ese día me abrió la puerta de salida de ese lugar, que será cuando presente la jubilación”.

Por último, Carrió puso en duda su continuidad en el Congreso y descartó buscar una banca en la Cámara alta. “Voy a estar más lejos de los cargos, pero más cerca de ustedes”, reveló.