Complica el prófugo Thomas los planes de la Justicia y el Gobierno ofrece una recompensa

El Canciller - Comentarios

“Hay tres cosas incómodas en la vida: mudarse, divorciarse y estar prófugo”. La definición de Juan Manuel Ubeira, abogado de Oscar Thomas, fue al menos heterodoxa. El letrado representa al único imputado en la causa de los cuadernos que no se presentó ante el juez Claudio Bonadio. Ni tiene previsto hacerlo.

En diálogo con Luis Novaresio, Ubeira aseguró que “hay mucha gente que dice muchas cosas para mejorar situación dentro del proceso y poder irse a sus casas” pero su defendido piensa distinto y asegura que “las cosas que dicen no pasaron”. Esperará al juicio oral, donde cree que nada de lo que hay hasta ahora en la causa podrá demostrarse.

¿Quién es Thomas, el “renegado”? Fue nombrado en 2003 al frente de la Entidad Binacional Yacyretá y su gestión, según las personas que trabajaron con él, se caracterizó por un control obsesivo de lo que ocurría en la empresa. Antes había sido subsecretario de Planeamiento Urbano de Posadas y subsecretario de Gestión Estratégica de Misiones, siempre bajo las órdenes de Carlos Rovira (primero como intendente y después como gobernador).

Conocido por su perfil detallista y por su desconfianza, Thomas desarrolló en Yacyretá un sistema informático con el que seguía de cerca el avance de las obras y el flujo de dinero. Él controlaba todo desde las oficinas en Catalinas y La Casita, un inmueble que alquiló frente a la sede de Posadas de la empresa.

Recibido de arquitecto en la Universidad Nacional del Nordeste con medalla de oro en 1981, Thomas tuvo como uno de sus principales ejes de gestión el Plan de Terminación de Yacyretá, que tuvo una inversión de alrededor de 1500 millones de dólares.

Presentó su renuncia en 2015 y, poco después, se vio involucrado en un conflicto. La modificación de una resolución le permitió cobrar una indemnización de 4 millones de pesos junto a otros consejeros y, cuando se conoció el caso, debió devolver el dinero.

La ministra de Seguridad, Patricia Bullrich anunció hoy que el Gobierno ofrecerá una recompensa de 500 mil pesos para quienes colaboren para dar con el paradero de Thomas. La resolución se publicará en el Boletín Oficial en los próximos días. El abogado de Thomas se refirió al tema sin metáforas: “Que la ministra haga lo que le dé la gana”.