Complica a Lagomarsino un peritaje de Gendarmería y escracha Duggan a Cappiello

El Canciller - Comentarios

La Gendarmería Nacional, que investiga conjuntamente con la Justicia la muerte de Alberto Nisman, determinó que Diego Lagomarsino intercambió cuatro mensajes por WhatsApp con el fallecido fiscal y que fueron borrados a la mañana siguiente de su muerte.

El hallazgo, contradice al técnico informático que en su declaración había dicho que fue Nisman quien se contactó con él, el sábado por la tarde. A partir de la novedad, que demuestra que fue Lagomarsino el primero que llamó al fiscal el sábado por la mañana, cambió su testimonio y dijo que no recordaba esos mensajes.

Además, el peritaje de Gendarmería arrojó que Nisman recibió un mensaje de WhatsApp a las 21.20 del sábado, que él respondió y luego su celular se apagó. A las 07.40 del domingo su teléfono se volvió a encender, aunque el fiscal ya se encontraba muerto. En este sentido se esperan datos de Instagram Estados Unidos, porque su cuenta tuvo actividad durante algunas horas de la mañana del domingo.

Además, La Nación informó que llegaron pistas desde Estados Unidos que aportarían datos a la Justicia, pero su contenido es secreto. Luego de 4 años, la causa tiene como único procesado a Lagomarsino, el dueño de la pistola que provocó la muerte de Nisman.

Duggan arremetió contra Cappiello

Cuando faltan solo 5 días para el aniversario de la muerte de Nisman, el periodista Hernán Cappiello, reveló en La Nación que otros mensajes recuperados por Gendarmería son entre el fiscal y su ex esposa y ex querellante de la causa, Sandra Arroyo Salgado. En ese intercambio Nisman le decía a la madre de sus dos hijas, que él estaba “hecho mierda y vos encima la seguís”. Y ella llegó a responderle: “Olvídate de mis hijas”.

A partir de esa publicación, el autor de “¿Quién mató a Nisman?, Pablo Duggan develó que el fallecido fiscal almorzó con Cappiello el viernes 16 de enero de 2015, dos días antes de su muerte.