Cómo vive Europa la nueva cepa de COVID-19 en medio de la segunda ola de contagios y el endurecimiento del aislamiento

Los países europeos ante el récord de nuevos contagios diarios, toman medidas estrictas para frenar la expansión del virus.
El Canciller - Comentarios

Cuando parecía que se sabía casi todo del coronavirus, un reciente estudio sostiene que hay una nueva cepa del virus, denominada 20A.EU1. Los investigadores creen que se esparció por Europa durante el verano por la relajación de las restricciones en el turismo y la falta de distanciamiento social y fue detectada por primera vez en España.

La variante representa la mayoría de los nuevos casos en Europa: casi el 80% del virus secuenciado en España, el 90% en el Reino Unido, el 60% en Irlanda y el 30-40% en Suiza, Francia y los Países Bajos. Los autores del estudio dijeron que aunque hay cientos de variantes del virus flotando en el continente europeo, “muy pocas se propagaron con tanto éxito y se volvieron tan frecuentes” como esta.

Las calles de Italia en plena segunda ola

Del trabajo preliminar “Aparición y propagación de una variante del SARS-CoV-2 por Europa en el verano de 2020” participaron investigadores de la Universidad de Basilea, la Escuela Politécnica Federal de Zúrich y el consorcio SeqCOVID-España. Lograron identificar que la cepa existía el 20 de junio en las localidades españolas de Caspe (Zaragoza) y Alcañiz (Teruel). Además estaba en una localidad neerlandesa.

El 20A.EU1 se diseminó rápidamente por los brotes entre los trabajadores agrícolas en dos ciudades de España: Huesca y Lleida. A partir de ahí pasó, desde julio, a más países de Europa y se registraron casos similares en Hong Kong y Nueva Zelanda.

Pese a la existencia de la nueva cepa, los expertos no creen que afecte el desarrollo de las vacunas contra el COVID-19 que se encuentran en pleno desarrollo. Hasta el momento, no hay pruebas de que el virus ahora sea más virulento o transmisible, según el biólogo Iñaki Comas, coautor del estudio.

Te recomendamos leer

Confinamiento extremo (de nuevo)

La Organización Mundial de la Salud afirmó que se registró un récord de 2.8 millones de infecciones por coronavirus en todo el mundo la semana pasada. Alrededor del 46% de esos contagios se detectaron en Europa.

El rebrote del virus impulsó nuevas medidas de los Estados para limitar su propagación. Los países del viejo continente anunciaron toques de queda, cierres de compañías y confinamientos totales. Para los autores del trabajo sobre la nueva cepa, el aumento de casos no debe atribuirse a la variante.

Francia

Este viernes, comenzó el confinamiento de todo Francia, en principio será hasta el 1° de diciembre. Anoche se realizaron protestas ante las restricciones anunciadas por el presidente Emmanuel Macron. Esta cuarentena estricta es similar a la del primer semestre del año, que obliga el cierre de los comercios no esenciales como bares y restaurantes.

Cuarentena total en Francia

Las guarderías, los colegios y las escuelas secundarias seguirán abiertas y los cursos universitarios serán online A su vez, las personas que tienen familiares en geriátricos podrán visitarlos como hasta ahora.

Las personas deberán mostrar un certificado impreso para salir de su casa. “Las únicas salidas autorizadas serán para ir al trabajo, a una cita médica, para dar asistencia, para ir de compras o para tomar el aire”, aclaró Macron.

Alemania

Ante los récords de contagios, Alemania limitó la vida nocturna. Los bares, los cines, los teatros, los gimnasios y las piletas cerrarán. Los restaurantes solo podrán vender comida en modalidad take away. El turismo se suspende y cierran los centros de tatuaje y de masajes, y los burdeles. Además, las reuniones se reducirán a un máximo de 10 personas pertenecientes a dos dos familias.

“Hay que actuar ahora”, sostuvo la canciller alemana, Angela Merkel. El período de duplican de los contagios se acortó hasta siete días y la cantidad de pacientes en unidades de cuidados intensivos se duplicó a 10 días.

Las escuelas y los comercios seguirán abiertos, aunque estos últimos recibirán un cliente por cada diez metros cuadrados. A su vez, los hoteles quedarán abiertos para estancias imprescindibles y no para el turismo, mientras que los eventos deportivos se celebrarán sin público.

España

En España, el gobierno decretó el domingo un estado de alarma e impuso un toque de queda nocturno en todo el país a excepción de las islas Canarias. Solo quedan abiertas a entradas y salidas las islas, Galicia y Extremadura. Excepto esta última, son territorios con una situación epidemiológica mejor que la media.

Este jueves, la Comunidad Valenciana anunció las mismas medidas de encerramiento. Por su parte, Madrid propuso un cierre perimetral durante los dos próximos feriados puentes. Finalmente comenzará el cierre hoy y terminará el martes. 

Los casos continúan en ascenso con un nuevo récord diario de 23.580 contagios.

España es el único país de la Unión Europea sin controles estrictos para el ingreso al país, ni siquiera pide un certificado negativo de COVID-19. Se puede entrar desde cualquier parte del mundo con solo rellenar un formulario de salud y presentar un código QR para certificar la llegada. El control visual detectó solamente cuatro casos en el aeropuerto de Barajas.

El Vaticano

El Vaticano también toma medidas ante el rebrote de casos en Italia. Suspendió las audiencias generales con público del papa Francisco ante la confirmación de un contagio en la reunión de la semana pasada. Había El reanudada las audiencias de los miércoles el 2 de septiembre en un patio del Vaticano y con una cantidad limitada de fieles.

El Papa volverá a sus lecciones semanales de catecismo por streaming desde su biblioteca en el Palacio Apostólico, como hizo durante la cuarentena a mitad de año.

El Vaticano sin personas

En las redes sociales llovieron las críticas contra Francisco por no usar barbijo, sobre todo al saludar a los fieles en el final de la audiencia. Sumado a que la Santa Sede confirmó que un asistente a la audiencia del 21 de octubre dio positivo.

Italia

Italia decretó un toque de queda para contener una segunda ola de contagios que azota al país desde comienzos de octubre. La medida condujo al cierre de restaurantes y bares desde las 18 horas y el cierre total de teatros, cines y gimnasios hasta el 24 de noviembre.

Estamos en un momento delicado, en cierto modo dramático. Es un mundo diferente al de marzo pero el virus todavía está entre nosotros, se duplica cada semana“, dijo el comisario especial del Gobierno para la gestión de la pandemia, Domenico Arcuri, según el diario Repubblica.

Los contagios se multiplicaron por diez entre los 2.500 promedio de la primera semana de marzo y hubo 26.831 nuevos positivos este jueves.