¿Cómo impacta en el país el “lunes negro” de los mercados mundiales?

Según los economistas, el derrumbe en los mercados podría perjudicar al largo plazo la economía por la baja de commodities y los dólares de las exportaciones.
El Canciller - Comentarios

El mercado y la economía mundial registraron este lunes una de las mayores caídas que afectó la Bolsa porteña con una caída 13,75%, dejando el indicador del Merval en retroceso con 30.379 puntos y el riesgo país que se disparó hasta los 2.794, de acuerdo con la financiera JP Morgan.

Se sumó el derrumbe de precios del petróleo y en Wall Street, los ADR de empresas argentinas mantienen pérdidas, y en el caso de YPF la caída se profundizó con un 27,1% que dejarían frenados los proyectos de Vaca Muerta en un contexto marcado por la epidemia del coronavirus.

El economista de la consultora Elypsis, Martín Kalos, explicó a El Canciller que todo esto deja “mucha volatilidad e incertidumbre, y en Argentina eso golpea el doble por la crisis en relación a la deuda”. Esta tendencia se mantendría en los precios, aunque aclaró que “el peor día es hoy (por el lunes). No va a volver a pasar lo que pasó, pero se mantendrá la inestabilidad“. A nivel mundial, la prolongación de las cuarentenas por el coronavirus genera problemas en la producción.

Además, se cuenta la decisión de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), que bajo el liderazgo de Arabia Saudita y sus socios rusos, no llegaron a un acuerdo para reducir la producción y apoyar los precios. El barril quedó en 34 dólares. En ese sentido, Kalos indicó que esto “siempre impacta de forma negativa en las industrias, más allá de lo que va a pasar a futuro primero se genera incertidumbre y después se empieza acomodar con vaivenes“.

En el país, los costos de los combustibles vienen pesificados y atrasados. Gabriel Caamaño, de la consultora Ledesma, manifestó que los importes de los hidrocarburos “no van a seguir subiendo”. No obstante, sería una cuestión de tiempo, ya que bajarían los commidities de los metales, las maderas y agrícolas, y “esto impacta negativamente en los términos de intercambio”, definió.

Por su parte, Kalos auguró que la Argentina tendría un beneficio inmediato, pero muy pequeño, en lo que se refiere a un menor precio en la importación del crudo. Al menos un 10% menos se restaría en los subsidios que tiene que pagar el Estado por la energía. Respecto a las naftas, si bien se estima que los montos no disminuyan consideró que esta situación podría ayudar a atenuar futuros aumentos “por un tiempo”.

Te recomendamos leer

De todas maneras, no es para festejar cuando debido a un “lunes negro” que generó un shock en la capacidad de recuperación económica local. “Cuando tu primer socio comercial se complica mucho (Brasil) y el segundo que es China desacelera aún más de lo previsto, el mundo tracciona menos. Se necesita crecer vía exportaciones para generar dólares y eso lo vas a tener en menor medida“, especificó Caamaño.

En lo que se refiere a un nivel micro, es decir al bolsillo de la gente, Kalos replicó que “casi no se devaluó gracias al cepo. Si pasara en alguna medida incidiría en una pequeña suba de precios a futuro”. Y agregó que en “días como hoy, el cepo es la justificación para esta política de crisis, si no existiera estaríamos hablando de la inflación“.