Colapso sanitario y toma de tierras: los dolores de cabeza para Weretilneck, el ¿gobernador? de Río Negro

El senador pudo imponer a su sucesora al frente de la provincia pero ahora lo acechan varios frentes abiertos. El rol del peronismo en la oposición.
El Canciller - Comentarios

El juego del senador Alberto Weretilneck para dirigir Río Negro “en forma remota” atraviesa momentos complejos. El distrito que hoy encabeza Arabela Carreras por impulso del exgobernador debe lidiar en estos días con uno de los temas más calientes de la coyuntura como las tomas de tierras en Villa Mascardi y El Bolsón mientras que teme por el colapso del sistema sanitario a raíz del fuerte impacto de la pandemia del Covid-19.

La gobernadora heredó de su jefe político, además, un déficit presupuestario superior a los $3.000 millones y reclama auxilio al Gobierno nacional ante el deterioro de las cuentas públicas.

Villa Mascardi, un tema que quema

Las usurpaciones de terrenos están en el centro de la escena. Lo más reciente: la fiscal federal de Bariloche, Silvia Little, le pidió al juez federal subrogante, Gustavo Zapata, que active el desalojo de 133 familias ocupantes de un predio del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) en El Bolsón. Además, le ordenó a la administración provincial que les brinde un nuevo alojamiento.

La toma se activó casi a la par del conflicto en Villa Mascardi, que este fin de semana motivó una nueva movilización en el Centro Cívico de Bariloche. Con banderas argentinas, unas 150 personas volvieron a cuestionar el desempeño del gobierno provincial por la falta de celeridad para resolver la problemática. La reacción obedeció al pedido de “tiempo” que realizó el ministerio de Seguridad de la Nación para solucionar “pacíficamente” la ocupación luego del cruce por las denuncias contra aquellos que activaron los reclamos.

Fuentes de la Gobernación reconocen ante El Canciller que el responsable político del cuadro de situación es el exgobernador, quien apadrinó la candidatura de Carreras en las elecciones de 2019 porque la Justicia lo inhabilitó para un tercer mandato.

“El conductor es Alberto (Weretilneck), y no habla más para no generar una situación de competencia, pero es el líder del partido, maneja todo. Hay un rango de jerarquías dentro de una organización y eso se respeta, nosotros tomamos su palabra como representante del partido. A Arabela tratamos de cuidarla. Esto sería como el vínculo entre Cristina (Kirchner) y Alberto (Fernández)“, explicaron.

No fue casual entonces que, ante la explosión del conflicto por las tomas, Weretilneck saliera con los tapones de punta contra la ministra de Seguridad, Sabina Frederic, y la gobernadora viajara luego a Buenos Aires para reunirse a solas con Santiago Cafiero, Marcela Losardo y la propia Frederic. Fue una estrategia premeditada, en la que el líder de la provincia cargó las tintas contra Nación y Carreras buscó soluciones pero el tema sigue abierto.

Colapso sanitario

El nuevo coronavirus golpeó con fuerza a la provincia, que es la cuarta más afectada por la tasa de letalidad (se ubica en 2,96 y la media nacional es de 2,06). Desde que se declaró el aislamiento social, preventivo y obligatorio, la provincia siempre estuvo a la vanguardia en materia de casos (hoy suma 7.198). En total, acumula 212 fallecidos: el resto de los distritos de la Patagonia (Neuquén, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego), todos juntos, no superan los 120. 

La semana pasada, por primera vez en todo el país desde que arribó la pandemia, una persona no pudo acceder a un respirador: fue en la localidad rionegrina de Cipolletti. El hombre de 80 años logró ser trasladado a otro sanatorio, a 23 kilómetros de esa ciudad. Este martes, la Nación envió 20 terapistas y epidemiólogos para sumar a la comitiva de combate contra el virus.

Déficit fiscal y deuda

Las cuentas públicas tampoco no son hoy un punto fuerte para la provincia. El déficit presupuestario en el 2019 fue de $3.580 millones. El desbalance producido en los gastos (crecieron un 50% interanual el año pasado, 14% más que durante 2018), fueron mucho más que los ingresos fiscales, que si bien se encolumnaron en el 41%, mostraron una merma de 8 puntos respecto al año anterior. Esto sumado a una notable caída de ingresos producto del parate de la pandemia.

Río Negro se suma, a su vez, al pelotón de distritos que buscan renegociar su deuda pública. La gobernadora presentó ya un proyecto de reestructuración por un vencimiento de 11 millones de dólares por intereses de un bono de 300 millones que había tomado Weretilneck.

La disputa con Soria y el peronismo

La pelea entre el jefe político de la provincia y los Soria viene luego de la muerte del padre y el paso al frente del Weretilneck en la gobernación, lo que precipitó un enfrentamiento político vinculado a su vez a los realineamientos en la coyuntura nacional.

Weretilneck, que llegó a la gobernación con el respaldo del kirchnerismo, pasó a las filas de Juntos por el Cambio con la llegada de Mauricio Macri al Ejecutivo. En ese contexto, en septiembre del 2018, catalogó a la actual intendenta de General Roca, María Emilia Soria (hermana del diputado nacional, Martín Soria), como “autoritaria, golpista y antidemocrática” cuando la funcionaria provincial reclamó la salida del poder de Macri.

Este año, el actual senador explicó que la relación con la oposición es muy buena con todos salvo con los Soria. “Es con las únicas personas que realmente hemos tenido serios inconvenientes y que no ha habido manera de dialogar”, aseguró.

El diputado Martín Soria, por su parte, tampoco ahorra cuestionamiento al gobierno provincial y se candidatea para reagrupar al PJ local para disputar la gobernación. Un dolor de cabeza más para Weretilneck.