Coimas millonarias: Centeno, el chofer fanático de los cuadernos y los perros que eligió De Vido

El Canciller - Comentarios

Oscar Bernardo Centeno anotaba todo. Y, cuando no tenía el cuaderno a mano, grababa un video para no olvidarse. Durante sus años como chofer de Roberto Baratta, dejó todo lo que vio y escuchó asentado en ocho cuadernos que fueron la prueba que usó el juez Claudio Bonadio para ordenar, en la madrugada de ayer, 17 detenciones de empresarios y exfuncionario kirchneristas.

Centeno, suboficial retirado del Ejército, era vecino de la expresidenta Cristina Kirchner: vivía en Olivos en una casa de dos plantas junto a su pareja, Hilda Horovitz, hasta que la relación terminó en medio de un escándalo. En noviembre de 2017, post separación, la mujer pidió declarar en el marco de la causa contra Julio De Vido y otros exfuncionarios por la importación de gas licuado. Centeno era el remisero de la madre del exministro de Planificación. Así llegó a chofer de su mano derecha, Baratta.

Durante sus años como chofer de Baratta, Centeno dejó todo lo que vio y escuchó asentado en ocho cuadernos

Centeno tiene dos cuentas de Facebook. O, al menos, hay dos cuentas de esa red social con su nombre. Las dos son anteriores a que el hombre se volviera protagonista de la principal noticia nacional. En ninguna hay muchas fotos públicas. En las pocas que hay está junto a su familia, de viaje o posando con perros, un labrador marrón y un beagle.

En su declaración, Horovitz dijo que estuvo en pareja con Centeno nueve años, en los que vio cómo se enriqueció: compraron la casa de Olivos, que remodelaron, y otra casa en Salta, donde vive su familia (su hija Gisela es secretaria del Juzgado de Violencia Familiar y Género N° 2 de esa provincia).

También aparece, en una nota que Centeno llevó en diciembre a la fiscalía de Silvana Russi al denunciar a Horovitz por extorsión, un supuesto departamento en Ezeiza. La nota, que el exchofer de Baratta pretendió presentar como prueba, puede ser un tiro en el pie: la la mujer dice que fue usada como “testaferro” por Centeno y denuncia que le propinaba insultos y hasta “trompadas”.