Cláusula gatillo: juega Triaca su última carta para contener a los sindicatos

Vuelve el ministro de Trabajo tras sus vacaciones "forzadas" en Marayuí y su primer test match gira en torno a la discusión paritaria. Los sindicatos amigos y la relación con el Presidente
El Canciller - Comentarios

Si sobre el final del 2017 el objetivo máximo era aprobar la reforma previsional, ahora el Gobierno tiene dos elementos que considera “indispensables” para su gestión de cara a este año no electoral: cumplir la pauta inflacionaria del 15% y desactivar el uso de la cláusula gatillo en las paritarias que ya se asoman. Sin embargo, cambiará la estrategia. Por eso, se exploran alternativas.

En el ministerio de Trabajo cuentan que, a pesar de no haber “casos testigos” para lograr darle entidad a la postura del Gobierno, esperan poder consensuar con sindicalistas y empresarios una postura en común. El toma y daca se activó en la sede de la avenida Alem: para compensar la falta de cláusula gatillo, se evalúa otorgar beneficios por el presentismo y productividad, otorgar beneficios por viáticos o comidas, entre otras medidas.

Para el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, será un desafío desde lo personal: volverá a su despacho cuando el terremoto que generó la ex casera de su quinta en Boulogne, Sandra Heredia, comienza a bajar su intensidad. El presidente Mauricio Macri, luego de una reunión (en la que estaban presentes Marcos Peña y Mario Quintana), envió al ministro hacía unas vacaciones “forzosas” en el exclusivo country Marayuí, en la zona de Chapadmalal. Todavía el ministro debe una respuesta por los polémicos más de 200 nombramientos en el Sindicato de Obreros Marítimos Unidos (SOMU), cuya intervención llevó a cabo el ministerio de Trabajo.

Desde el círculo del ministro, relativizan el golpe que sufrió con el tifón “Sandra”. Insisten que en la discusión de las paritarias “Vamos a rechazar la cláusula hasta el final. Confiamos en la imaginación de los gremios para que puedan cerrar el mejor acuerdo”, le confiaron al diario La Nación.

Triaca se juega su última carta con la discusión paritaria. Su relación con el Presidente está sujeta a resultados. Por eso, el ministro planea ofrendarle como terreno para darle entidad a los planes oficiales, sindicatos “friendly”, tal como es el Sindicato de Empleados de Comercio, cuyo acuerdo paga 6% de cláusula gatillo y ofrecen 15% de aumento hasta marzo de 2019. El Gobierno quiere en esa lista a la Unión Tranviarios Automotor (UTA) y a la Unión Obrera de la Construcción de la República Argentina (Uocra) ¿Por qué? porque el Estado influye allí de forma directa con los subsidios.